Un inicio prometedor
Andy Reyes celebra el segundo gol del partido, luego de no perdonar desde el punto de penal. Tomada de la Fedefútbol/La República
Enviar

201510192033350.29.png
Con un pie derecho empezó la Selección Sub-17 el Mundial de Chile 2015, gracias a la victoria de 2-1 ante Sudáfrica.
Los goles de Kevin Masís y Andy Reyes le permitieron a la Tricolor sumar sus primeros tres puntos, pero además llenarse de confianza y optimismo.
Así como prometió su técnico Marcelo Herrera, la Sele mostró garra, carácter, pero también calidad e inteligencia con el balón.
Tendrá aspectos que mejorar, como la imprecisión en los pases, aquellos que tienen pinta de ser los más sencillos y los entregan mal, y varias desatenciones en ofensiva, que por suerte Sudáfrica no aprovechó hasta cuando ya comenzaba a caer el telón.
Desde el inicio la Tricolor se destacó por tener el esférico, Sudáfrica parecía más tímido de lo esperado, y entonces los muchachos empezaron a buscar rápidamente el marco rival.
Una de las acciones claras es la búsqueda de las bandas, donde juegan el capitán Luis Hernández e Ian Smith, quienes siempre tenían bastante espacio para subir.
A ellos los ponían a jugar Roberto Córdoba y Eduardo Juárez, así como el diez Jonathan Martínez.
Córdoba era quien más pesaba en ese medio campo, recupera mucho balón y tiene excelente pase gol.
Mientras arriba Masís y Reyes hacían sufrir a la defensa rival. El primero pequeño y pícaro con el balón, el segundo alto y fuerte, pero con buen juego con el balón al pie. Una combinación interesante de la Sele en la parte alta, que dio resultados.
La claridad del juego en estos primeros minutos se concretó con el primer tanto del partido. Tocó la Sele por la derecha, de Smith para Reyes, que trazó un pase largo y rastrero, que cruzó toda la portería en busca del segundo palo donde apareció barriendo Masís para marcar el gol más rápido de Costa Rica en un Mundial Sub-17.
Eran momentos en que el equipo tenía el control total del juego, de Sudáfrica arriba no había noticias. Y aunque disminuyeron las aproximaciones de los nacionales, que buscaron más el contragolpe, el juego se hizo más de medio campo, de balones regalados, y mostró una defensa muy bien parada.
El complemento empezó con la Sele totalmente encerrada, Sudáfrica quería reaccionar. La defensa ahora sí sudaba y trabajaba horas extra. El arquero Alejandro Barrientos apareció para evitar el empate en un tiro del altote Dlala.
Y luego sería Mayo el que fallaría la igualdad solo frente al marco. Fue una acción muy similar a la tica, centro desde la derecha y Mayo cerró solo en el segundo palo pero elevó su remate.
Fue un recital de fallos del jugador 17 de Sudáfrica. El mismo Mayo volvió a perdonar otra vez, al cabecear mal una esquina cuando el portero Barrientos ya había salido mal.
Pasaba la Sele apuros. Se alistaba Herrera para meter un contención y buscar cerrar espacios, cuando se encontró con el 2-0. El árbitro pitó un penal que no era y Reyes no desaprovechó.
El gol le trajo más tranquilidad a la Nacional, pero se comenzó a quedar sin piernas. Mayo volvió a fallar frente al marco y Córdoba también se equivocó cuando se plantaba solo frente al portero.
Arriba ya Masís no aparecía con sus carreras, Córdoba ya no tenía ningún control y Juárez ya no cortaba igual.
Sudáfrica obligado tomó la batuta, fue en busca de un milagro, y Mayo con un cabezazo recortó el marcador al min. 89.
El tanto le puso emoción a los últimos minutos cuando ya más a la desesperada el rival buscaba el empate, Costa Rica intentaba por su parte enfriar.
Ganó el duelo la Nacional que se llevó los tres puntos, un paso fundamental para iniciar el Mundial. El siguiente paso, el jueves ante Rusia.



 


Ver comentarios