Enviar

Hay que tomar medidas urgentes para poder importar de inmediato un producto seguro y adecuado para combatir la bacteria que está poniendo en peligro la cosecha de arroz

Un grito de auxilio

Para ofrecer alguna solución al problema que enfrentan hoy los productores de arroz, a puro sentido común, sin conocimiento técnico sobre el tema, se diría que hay que tomar una medida urgente, echando mano de lo que haga falta para poder importar de inmediato algún producto seguro y adecuado para combatir la bacteria que está atacando los arrozales y poniendo en peligro el cultivo nacional de este grano básico de la mesa diaria costarricense.
Ya ha ocurrido algo semejante en otros países, por lo que el sentido común, de nuevo, indica que hay experiencia sobre cómo y con qué enfrentar la situación y salvar las cosechas.
Sin embargo, pareciera que el enemigo de los arrozales no es solo una bacteria sino también la especie humana, en este caso representada por costarricenses que permiten que una situación como esta se dé, sin poner fin a cualquier traba que la esté ocasionando.
Decimos esto por cuanto asombra la afirmación hecha por los propios arroceros de que la inclusión de un agroquímico en el registro oficial de sustancias permitidas puede demorar, en promedio, entre 12 y 24 meses.
Y eso es lo que está haciendo falta, la inclusión en el registro oficial de una sustancia que actualmente no hay en el país, para que se permita su importación a los efectos de combatir a la bacteria que, de otro modo, puede acabar con la cosecha de arroz.
Sin embargo, los arroceros no tienen acceso a un producto que pueda contrarrestar los daños que ocasiona la bacteria. Así lo confirmó el personal del Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), quienes tienen bajo su administración el registro de agroquímicos patentados y genéricos, autorizados para uso local, según lo ha informado este medio ayer.
¿Por qué no se está interesando el Ministerio de Agricultura en dar una inmediata solución a este grave problema que afecta a los arroceros nacionales y que, si continúa sin atención, causará serio daño económico y de todo tipo a las familias que dependen de este cultivo?
La situación requiere acciones inmediatas. Es en casos como este cuando se puede verificar o no la capacidad y eficiencia de los jerarcas para enfrentar y solucionar problemas con creatividad. La salud de los arrozales lo indicará.
Ver comentarios