Enviar
¡Un gol letal!
La telaraña dibujada por Rónald Gómez se reforzó con anotación temprana

Santos pegó primero en Guápiles y tenía al Herediano contra las cuerdas; los florenses tenían que ganar por dos goles de diferencia en la vuelta y Rónald Gómez no lo iba a permitir.
Le plantó a los discípulos de Orlando de León un bosque de piernas en la mitad del campo, una telaraña que fue a todas y copó espacios para impedir las maniobras de los rojiamarillos, de por si bastante limitadas. De derecha a izquierda se juntaron, presionaron y corrieron Johan Venegas, Osvaldo Rodríguez, Saúl Phillips, Daniel Vallejos y Carlos León, quedando en punta únicamente Enéas Da Conceiçao, ariete que conectó de cabeza a la red un tiro de esquina en el minuto 21, que liquidó la serie.
Como parte del festejo, el goleador hizo un gesto obsceno; Javier Wanchope, asistente de De León lo acusó ante el cuarto juez y éste recomendó al central, Hugo Cruz, expulsarlo. Santos se quedó con diez hombres pero con la serie en el bolsillo.
Ahora, el “team” tenía que meter tres y su estratega empezó a mover fichas: Rafa Rodríguez por Bryan Orué y Herediano empieza a punzar. Elberth Núñez saca de la raya un remate de cabeza de Robert Arias, los florenses sin tener a quien marcar atrás, se van en tromba, pero la “Bala” equilibra al meter a Guillermo Guardia por Rodríguez y así Venegas pasa al ataque. Sobre el minuto 40 llueve parejo en la portería “local” y De Lemos rechaza morteros a León y a Venegas.
A la segunda parte, Herediano entra con José Sánchez por Bismark Acosta y se vuelca por el empate. Santos jamás pierde la compostura y se sostiene en retaguardia.
Se abre la cancha, por los costados pican en ofensiva Sánchez y Blanco; se desperdician demasiados centros y el pase de la muerte no llega a su ejecutor. Freddy Fernández y Dover Da Silva lideran una defensa bien parada.
Los guapileños le ponen paragüas a la tormenta, hasta que en el minuto 78, Johnny Acosta bota a Patricio Gómez y penal. Anota Cancela.
Quedan 12 minutos más el descuento para meter dos goles; Herediano abandona posiciones defensivas; le expulsan a McDonald por dar puntapié a Acosta; Arias pasa a jugar de delantero y en los contraataques, Santos hace fiesta. No anotaron tres goles más, primero por el poste, que le devolvió remate a Ariel Rodríguez y luego porque Guardia y Venegas estaban sin brújula.
La verdad que Iván García no tuvo ninguna situación apremiante, más que cazar centros, testimonio de que Herediano no mereció, a pesar de su dominio, un mejor resultado.

Gaetano Pandolfo
[email protected]


Ver comentarios