Un espectáculo divertido y dinámico desde España
La Ópera Cómica de Madrid regresa a Costa Rica tras un año de ausencia. Cortesía Interamericana de Producciones/La República
Enviar

201606092025060.p14-teatro-rec.jpg
Con 30 años de trayectoria, la Ópera Cómica de Madrid ha logrado consolidar una serie de espectáculos que ha llevado a importantes escenarios del mundo.
El año pasado llegó a Costa Rica con “La gallina ciega”, y el 23 y 24 de junio próximos lo hará con "Dos enredos domésticos”, compuesta por las obras “El niño” y “Buenas tardes Señor don Simón”, en el Teatro Melico Salazar.

Las óperas cortas están llenas de situaciones jocosas en las que el ingenio y refinamiento españoles son los protagonistas.
Magazine habló con Francisco Matilla, director de escena, quien desde España dio algunos detalles del espectáculo.
“Es una obra divertida y muy dinámica, muy en línea con el show que presentamos el año pasado, es una obra clásica del repertorio español de la década de 1850, que había desaparecido y hemos recuperado desde hace algunos años, con música muy bonita y argumentos muy entretenidos”, dijo.
Matillo comenzó su carrera como cantante en sus años veinte, y en la década de 1990 debutó como director de escena con producciones dentro y fuera de la compañía.
Destacó además la particularidad de la obra, ya que corresponde al nacimiento de la zarzuela, época en que una serie de autores se unieron con la idea de crear un género lírico propio, una ópera española, que alternaron con este tipo de obras que son breves en un acto.
“Están inspiradas en comedias francesas, que era un teatro más adelantado. Hay muchas disparatadas; hay que verlas, son muy sorprendentes. En el caso de Don Simón, fue la obra más representada durante el siglo XIX y parte del XX, tiene una gracia muy especial”, añadió.
"Buenas noches Señor Don Simón", estrenada en 1852, traslada al espectador hasta Cádiz, donde un científico disparatado, ayudado por su descarada criada, cree ser autor del “doble” homicidio involuntario de un atrevido joven que resulta ser el pretendiente de su pupila.

 


Ver comentarios