Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Un costarricense ejemplar

| Jueves 27 septiembre, 2012


Un costarricense ejemplar

En estos días, hemos recibido la noticia de que el diputado Carlos Góngora ha presentado a la Asamblea Legislativa un proyecto de ley para que se declare al Lic. Fernando Lara Bustamante, de grata memoria, Benemérito de la Patria.
Ya en 1997 se había presentado un proyecto en el mismo sentido, pero por razones políticas no fue aprobado pese a que don Fernando, dados sus innumerables méritos, fue electo diputado en cinco periodos diferentes.
Mi entrañable amistad con el señor presidente de la República don Mario Echandi Jiménez, me brindó la oportunidad de comprobar la calidad intelectual y moral de don Fernando, dada la continua relación personal y política de ambos ilustres costarricenses.
No en vano ocurrieron dos hechos reveladores de esa estrecha relación:
1) En 1958, cuando se efectuaba una Convención Nacional para elegir el candidato de oposición, y en la cual participaban ambos señores precandidatos, don Fernando, en la última votación, renuncia a su postulación y apoya expresamente a don Mario, quien entonces finalmente resultó electo y, posteriormente, fue nominado Presidente de la República.
2) En carta fechada 3 de abril de 1998, dirigida al Presidente de la Asamblea Legislativa de ese entonces y en apoyo al primer proyecto de declaratoria de Benemérito a favor de don Fernando, don Mario expresó: “Nada me agrada más que manifestarme con un profundo conocimiento del valor moral, intelectual y de entrega al servicio de Costa Rica de mi querido amigo Fernando Lara Bustamante”.
Ambas actitudes fueron ejemplarizantes y deben inspirar a nuestra juventud. En esa misma línea, resulta oportuno citar del texto de una de sus biografías los párrafos denominados “Sus Virtudes”, cuyo contenido expresa:
“Fernando Lara Bustamante fue un hombre que disfrutó el placer de servir a su querida Costa Rica, siendo siempre su participación un apostolado. Situó constantemente su inteligencia, creatividad y su enorme capacidad de diálogo al servicio de la Patria.
Defensor a ultranza de los derechos humanos y las libertades individuales. No es de extrañar que su nombre siempre estuviese relacionado con temas como el voto femenino, la abolición del ejército, la libertad de expresión, la libertad de Prensa, el rompimiento del monopolio estatal de la televisión, la apertura de la Banca, la abolición de la pena de muerte y la tutela internacional de los derechos humanos”.
Para finalizar, en el último párrafo se señala que “sus características más connotadas fueron su humildad, su visión y honradez a toda prueba. Jamás usó el poder para su propio beneficio ni para el beneficio ajeno. Cuando fue necesario, depuso su propio interés del grupo y de la comunidad. Tuvo el privilegio de morir como había nacido, sin bienes materiales y habiendo gozado de la riqueza que su propio ingenio generó”.

Max Esquivel Grillo