Enviar
Martes 25 Noviembre, 2014

No debemos esperar a que la demanda de agua continúe en aumento para dar un paso adelante


Un ciclo del agua en nuestros hogares

Del 27 al 31 de octubre se efectuó en Costa Rica el simposio denominado “Tecnologías verdes para la captación y utilización de agua de lluvia, reutilización del agua gris, filtración y tratamiento de agua residual”, organizado por la Cámara de Comercio e Industria Costarricense Alemana (AHK), la Plataforma de Cooperación de América Latina del Norte (Coplan) y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).
En dicha capacitación se trataron temas técnicos y prácticos acerca de la captación de agua de lluvia, purificación de la misma mediante ultrafiltración para el consumo, y fitodepuración de aguas residuales mediante el empleo de humedales artificiales.
Todo fue impartido por profesionales de las empresas alemanas DWC (DecRen Water Consult), MFT GmbH y Janisch & Schulz, de vasta experiencia en la implantación de estos sistemas en el mundo.
El tema gira en torno a la posibilidad de poder instalar y fomentar el uso de un ciclo continuo de agua en el contexto privado, en lugar del sistema convencional centralizado de proveedores de agua institucionales. Esto implicaría convertirnos en dueños de nuestro propio suministro de agua sin intermediarios y sin sistemas o instalaciones dependientes de otras entidades.
Y es que el presente año ha traído uno de los mayores problemas acerca de la escasez de agua, hasta el punto que muchas municipalidades, inclusive dentro de la gran área metropolitana, han tomado medidas cautelares de reserva de agua potable por periodos, y más preocupante aún, lugares como Guanacaste presentan uno de sus años más secos. Para añadir al problema, la demanda por este recurso vital va en aumento, y sus fuentes van en descenso, y sin embargo, el agua de lluvia es a menudo desperdiciada.
Un sistema descentralizado de utilización de agua está compuesto de varias fases: la captación de agua de lluvia mediante elementos implantados en nuestras casas, donde el agua es dirigida hacia un tanque de captación. Desde este punto podemos utilizar el agua captada para irrigación o para tanques de inodoros. Luego pasamos a la fase dos, la purificación del agua para el consumo; esto se logra a través de ultrafiltración mediante el uso de membranas. Las aguas grises o jabonosas (duchas, lavamanos) son redireccionadas al tanque de captación, no sin antes pasar por filtros, para de esta manera volver a comenzar el proceso; mientras que las aguas negras o residuales son la tercera fase. Estas aguas llegan a una primera cámara en donde el sedimento se deposita en el fondo, mientras el agua más limpia pasa a la siguiente cámara, la bio-jardinera o humedal artificial, conformada de varias capas de piedra y arena en donde se siembran plantas depuradoras.
Aquí el agua es filtrada naturalmente a través de las capas para tener por resultado final un agua más limpia que podrá ser usada para irrigación, o ser redireccionada hacia la primera fase, permitiendo que el ciclo vuelva a comenzar.
Alemania es líder mundial en tema de energías limpias. También se ha vuelto un referente en áreas de gestión de recursos naturales, cuyos sistemas han sido implantados exitosamente en distintos países. No debemos esperar a que la demanda de agua continúe en aumento para dar un paso adelante en la utilización conciente y sostenible de los recursos imprescindibles.

Alejandro Cristiá Batista

Arquitecto
[email protected]