Pedro Muñoz

Pedro Muñoz

Enviar
Jueves 28 Abril, 2011


Re – Soluciones
Un besito y un coscorrón


En mi columna anterior propuse que para volver a tener una sociedad sana, enérgica, vibrante y próspera, con posibilidades de sobrevivir y sobresalir, necesitábamos un sistema de premios y castigos que sí fuera efectivo.
Hoy propongo que para premiar y castigar, debemos primero medir para hacer diagnósticos y propuestas de mejoría aterrizados, ejecutarlos, monitorear la ejecución y ajustar la propuestas conforme se vaya dando el cambio. Sin mediciones, seguiremos viviendo engañados, teniendo discusiones sin sentido y refugiándonos en el cómodo pero inefectivo discurso ideológico.
El ejercicio de medición debe llevarse a cabo tanto a nivel del todo, la Patria, como a nivel de las partes, la familia, las empresas, las instituciones gubernamentales, las asociaciones sin fines de lucro, las asociaciones de desarrollo, las iglesias, los barrios, los distritos, los cantones.
Las mediciones deben: (i) ser periódicas, frecuentes, consistentes, transparentes y públicas; (ii) publicarse periódica y sistemáticamente, utilizando un sistema sencillo que permita evaluar fácilmente el desempeño y hacer comparaciones con el desempeño de la misma institución en otros periodos y con el desempeño de otras organizaciones; (iii) medir tanto resultados como gestiones, tanto la efectividad de la organización en relación con sus metas, como la propia cultura interna de la organización.
Finalmente, por supuesto, debe haber consecuencias consistentes; estas, besitos o coscorrones, pueden ser legales o morales.

Pedro Muñoz