Un anuncio esperanzador
Enviar

Se nos dice que el inicio de un cambio en los métodos del sistema educativo se hará a corto plazo, aunque no sabemos fecha. Después de mucho tiempo perdido, en este sentido, al menos comienza a asomar la esperanza


Un anuncio esperanzador


Finalmente, después de esperar durante años por cambios que puedan coadyuvar a un mejoramiento de la calidad de la educación en el país, se nos anuncia que hay un proyecto tendiente a cambiar la forma de evaluación en los colegios y en las pruebas de bachillerato.
Las actuales, mantienen el método de que los estudiantes marquen con una X la respuesta supuestamente correcta.


Como sabemos, el solo seleccionar una de varias opciones, fue acostumbrando a los alumnos al hecho de que quizás, aunque no supieran sobre un tema, la casualidad al marcar la X los podía llevar a ganar un examen. Aparte de esto se les inducía a memorizar lo dicho por un docente o enunciado en algún libro de texto.
Llegó a tal punto el abandono del uso del razonamiento lógico que los estudiantes perdieron incluso bastante capacidad en ese sentido y en el caso de los educadores, hasta se acostumbraron a que, en los exámenes de bachillerato, por ejemplo, una máquina hacía su trabajo de evaluación de modo automático. Se empleó dinero público en la compra de dichas máquinas.
Ahora, como era de esperar, implementar un cambio para beneficiar al estudiantado estimulándolo a pensar, analizar, razonar, en vez de solo memorizar (aunque algunas veces haya datos que requieren ser memorizados) significa no solo preparar a los estudiantes para el cambio sino también al profesorado.
Se desecharán las mencionadas máquinas en el sistema educativo y serán reemplazadas por cerebros humanos. En este caso, todo un avance.
Las máquinas y la tecnología son muy útiles pero no para sustituir o disminuir el desarrollo de los necesarios procesos mentales de estudiantes y profesores.
Por el contrario, los modernos instrumentos han de servir para desarrollar cada vez más la mente y la conciencia humanas.
El proceso de enseñanza - aprendizaje, como un fluido mecanismo que favorece adquirir conocimientos, razonamiento lógico y capacidad de hacer relaciones, de interpretar, entre otros, nunca debió frenarse mediante métodos que inducían a lo contrario.
Las sociedades progresan si sus habitantes son seres pensantes, no “máquinas memorizantes”.
Ahora se nos dice que el inicio del cambio se hará a corto plazo, aunque no sabemos fecha. Después de mucho tiempo perdido, en este sentido, al menos comienza a asomar la esperanza.
 


Ver comentarios