Un año y ya está enfermo: Inder
Fortalecer el desarrollo rural es la función del Inder, una institución que nació el año anterior. Archivo/La República
Enviar

Falta de personal y de capacitación afecta finanzas

Un año y ya está enfermo: Inder

Mejorar la recaudación de impuestos y cobrar créditos son retos, advierte Contraloría

Elaborar un informe sobre el impacto negativo que tendría el pago de más de ¢35 mil millones en juicios por expropiaciones de territorios indígenas y fortalecer la gestión administrativa, son parte de las soluciones para mejorar la realidad financiera del Instituto de Desarrollo Rural.

201311182314320.n55.jpg
Aunque el Inder nació apenas en mayo del año anterior, luego de que el Instituto de Desarrollo Agrario (IDA) desapareciera, la falta de personal, la incapacidad para cobrar impuestos y préstamos le pasan la factura negativamente a la institución.
La cadena de deficiencias provocó que la entidad cuente con más de 11 mil cuentas incobrables por créditos otorgados, además de los ¢13 mil millones que dejó de percibir por una mala recaudación de impuestos.
Para mejorar el panorama del Inder es necesario que la institución cumpla una serie de medidas que fueron señaladas por la Contraloría General de la República en un reciente informe.
Primero, se debe elaborar un estudio para conocer el impacto real que le podría ocasionar a la entidad el millonario pago de indemnizaciones debido a los múltiples juicios que enfrenta por la expropiación de varios territorios indígenas.
Además, se deben mejorar los cobros de los préstamos que fueron otorgados para el desarrollo rural, en ese sentido se necesitará modernizar los sistemas de información financiera del Inder por medio de tecnología informática.
Justamente en esa área también se le ordenó a la institución finalizar la implementación y puesta en marcha de un sistema denominado SIFA, que permitirá acelerar el intercambio de información para los usuarios y para los jerarcas.
Asignar más personal y consolidar la unidad de control de activos ayudarán a que la entidad tenga una mejor gestión sobre sus bienes que actualmente están valorados en casi de ¢6 mil millones.
Las consecuencias de todo esto se traducen finalmente en problemas a la hora de cobrar los créditos, carencias que impiden recaudar los impuestos y provocan un mal servicio a los usuarios.
Por ejemplo, el 63% de los ingresos del Inder proviene del pago de tributos, sin embargo durante el año anterior se dejaron de cobrar más de ¢13 mil millones que corresponden a este rubro.
La situación se vuelve más complicada, pues el 70% de los funcionarios de la institución en el departamento tributario no está capacitado debidamente para realizar su función, a lo que se debe sumar la falta de personal.
Otro punto preocupante es el endeudamiento y la morosidad por tierras que para diciembre del año anterior alcanzó los ¢6,4 mil millones.
La falta de recursos para los diferentes departamentos del Inder, la carencia de personal y la necesidad de mayor capacitación para los funcionarios son los principales problemas señalados por la Contraloría.
A esto se suman otros factores como la necesidad de mecanismos modernos para desarrollar las labores de cobro de impuestos y de créditos.
Finalmente, los resultados negativos se pueden revertir con una gestión adecuada de los recursos y con mejoras administrativas que permitan subsanar las debilidades que ha venido arrastrando la institución durante los últimos años.

Manuel Avendaño
[email protected]
@MavendanoLR

 

Ver comentarios