Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Un adiós esperado

Dinia Vargas [email protected] | Lunes 13 agosto, 2012



Un adiós esperado
Lizano y Montoya se encargaron de bajar el telón nacional en Londres

Con la participación discreta de César Lizano ocupando el puesto 65 en la maratón y de Paolo Montoya terminando 36 en ciclismo de montaña, se puso fin a la participación de los atletas nacionales en los Juegos Olímpicos de Londres.
El corredor, que debutaba en las justas de los cinco anillos, cerró con tiempo de dos horas 24 minutos con 15 segundos el trazado por la ciudad londinense, que tenía condiciones climáticas de 25 grados.
Lizano escaló posiciones pasando del 100 al 65, pero reconoció que no era lo que esperaba.
“El clima fue muy caliente, aparte, esta maratón no es diseñada para bajar tiempos, es más para el pueblo que dicho sea, es muy lindo ver a tanta gente apoyando, pero en otras condiciones, una maratón no tiene tantas curvas. Llegué a pasar como 100 esquinas entre calles y avenidas de Londres y eso hace que se baje el ritmo”, afirmó Lizano.
El maratonista explicó que después del kilómetro 15 el grupo con el que corría bajó la intensidad y eso le terminó pasando factura.
“Fue un error pegarme a este grupo pues en lugar de querer marcar un ritmo progresivo, se fueron cayendo en lo anímico al punto de dejar a algunos fuera de competencia. En ese momento observé mi reloj y había perdido 50 segundos de mi tiempo establecido, le puse un poco de ganas pero cuando llegué al kilómetro 30, ya la factura a ese esfuerzo de más me decía que la competencia sería otra”, comentó Lizano en declaraciones enviadas por Olman Mora, presidente del CON.
César terminó a 15 minutos del ganador de la prueba, el ugandés Stephen Kiprotich con un tiempo de 2.08:01.
Por su parte, en el caso del ciclista Montoya —quien también debutaba en estas justas— concluyó el improvisado pero llamativo circuito de la ciudad de Londres en una hora, 41 minutos y 19 segundos.
En un recorrido, que cobró varias víctimas, Montoya recortó distancias hasta llegar a la casilla 36 y poder pasar la línea de meta en forma solitaria.
“Estoy muy contento porque uno viene a terminar. Además, la bicicleta no me dio problemas y creo que un puesto 36 es bueno pues vi rodar muchos corredores y ocho no terminaron la competencia”, afirmó.
El ritmo de los punteros fue muy elevado, lo que le impidió al tico buscar acercarse en algún momento a los líderes.
“Fui buscando conectar al grupo pero los punteros tenían un ritmo que cada minuto aumentaba. Yo estoy feliz, terminé, y ahora tengo que pesar que estamos para más cosas si continuamos compitiendo con atletas de este calibre”, dijo.
Así concluyó la participación de los 11 atletas nacionales en Londres, en unas olimpiadas poco brillantes para Costa Rica.

Dinia Vargas
[email protected]