Enviar
Miércoles 11 Enero, 2017

Cómo hacen falta líderes con la visión de estadista de José Figueres que promovió el modelo de desarrollo para Costa Rica, la fortaleza de Braulio Carrillo, la honestidad de Francisco Orlich y la sensibilidad social del Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia

Un panorama oscuro para las elecciones de 2018

Al analizar la lista de precandidatos de los distintos partidos políticos no se vislumbran personas con gran liderazgo y visión de estadista. No debe preocupar y ocupar esa situación. Si vemos por el lado del partido Liberación Nacional, ni José María Figueres, Antonio Álvarez Desanti, ni Rolando González han realizado grandes aportes al país.
En lo que se refiere a Rodolfo Hernández, exdirector del Hospital Nacional de Niños, del Partido Republicano Socialcristiano, y a Miguel Carabaguíaz, expresidente del Incofer, Rodolfo Piza y Rafael Ortiz, estos últimos tres de la Unidad Social Cristiana, tampoco han realizado grandes aportes al país y no demuestran gran liderazgo.
En el caso del Partido Acción Ciudadana no se ha definido ningún precandidato, puede ser porque no esperan un buen resultado electoral, dados los errores cometidos al asumir el gobierno y al incumplimiento de principios éticos establecidos por ese partido.
En el partido Libertario el eterno candidato Otto Guevara, por el liberalismo que propicia y no demostrar un gran liderazgo, no lo vemos como una gran alternativa. En la coyuntura actual de Costa Rica no se ve un norte claro.
Cómo hacen falta líderes con la visión de estadista de José Figueres que promovió el modelo de desarrollo para Costa Rica, la fortaleza de Braulio Carrillo, la honestidad de Francisco Orlich y la sensibilidad social del Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia.
Son necesarios líderes con visión de estadista más que de político.
Se debe contar con líderes comprometidos con una visión de nación y con una responsabilidad compartida de ciudadanos y ciudadanas que, con valentía y determinación, están decididos a aceptar el reto de solventar los problemas y desafíos para propiciar el bienestar general de las mayorías, y que se sustenta en la atención de la persona como fin último.
Es fundamental contar con estadistas; un verdadero estadista es aquel que además de comprender la realidad del presente, sabe mirar más allá de la coyuntura actual y la problemática cotidiana, y tiene una clara visión del futuro, del camino que se debe seguir y de los objetivos estratégicos a alcanzar. Los estadistas cuentan con equipos interdisciplinarios capacitados que formulan y ejecutan planes de desarrollo en materia de educación, motor fundamental para salir de la pobreza, salud, seguridad ciudadana, vivienda y economía, pensando en el país del futuro.
Es necesario que los costarricenses elijamos un presidente que tenga gran conciencia social, que llegue a servir y no a servirse de la función pública, que realice un gobierno que tenga siempre presente la célebre frase del recordado presidente de Estados Unidos Abraham Lincoln: “del Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Asimismo que se sustente en valores como la honradez, integridad y transparencia que guíen a Costa Rica por un rumbo que propicie la solidaridad, el desarrollo económico y la protección y sostenibilidad del medio ambiente.
Es necesario, con el debido análisis, escoger entre los precandidatos para que quien a llegue gobernar en 2018 a nuestro país, lo lleve por la senda del desarrollo social, se puedan disminuir la pobreza, el desempleo y la desigualdad social. Se mejore la competitividad del país para lo cual es necesario mejorar infraestructura, capacitar mejor a los trabajadores y un mejor uso de la tecnología. Espero que para bien del país, los precandidatos demuestren tener cualidades y capacidades para merecer ser electos presidente de Costa Rica. Es fundamental que los costarricenses hagan una profunda reflexión sobre los líderes, que realmente sean capaces de guiar al país por un sendero de prosperidad y desarrollo social y que lleguen a servir y no a servirse.

Lic. Bernal Monge Pacheco
Consultor