Gonzalo Delgado

Gonzalo Delgado

Enviar
Lunes 18 Junio, 2018

Un pacto fiscal por Costa Rica

Desde la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), trabajamos bajo los principios de transparencia y eficiencia, y estamos en la mejor disposición de unir esfuerzos junto al Poder Ejecutivo, al Poder Legislativo y los distintos sectores de la sociedad, para poner a caminar a Costa Rica.

Por esa razón, consideramos que, en torno a la discusión nacional sobre el tema fiscal, se deben promover cambios que busquen la eficiencia, la restructuración del Estado y una reducción sustancial del gasto público.

En las últimas semanas, los representantes de UCCAEP estuvimos en reuniones con diversos grupos de la sociedad nacional, a los que se les presentaron algunas de las posiciones de la Unión de Cámaras sobre la situación fiscal del país.

Luego de esos encuentros, UCCAEP plantea a la sociedad costarricense, un manifiesto cuyo nombre es: El momento de la esperanza: un pacto fiscal por Costa Rica.

Se trata de un “Pacto de Concordia que nos garantice la paz social, y salir cada día a laborar, estudiar, ahorrar, cuidar a quienes amamos, tener esperanza en el futuro y vivir dignamente con lo que todos generamos con nuestro esfuerzo diario”.

El sector privado genera el 85% de la mano de obra de este país, pagamos impuestos y también estamos dispuestos a mejorar las cosas en Costa Rica, pues un sector empresarial fuerte puede llegar a distinguirnos como nación.

Coincidimos con los distintos sectores en que Costa Rica debe reacomodarse y encaminarse por sendas más seguras en el balance fiscal, donde no es pidiendo más impuestos como vamos a mejorar, sino formalizando al sector informal que llega al 44%, tener un único régimen de pensiones, controlar los pluses salariales, ampliar con equidad la base contributiva del IVA tomando en cuenta la participación de los ciudadanos quienes solicitando las facturas puedan ayudar a controlar que efectivamente se recauden los dineros, estudiar con cuidado el tema de ganancias de capital y la renta cedular.

Como sector, nos mantendremos vigilantes de que, ante futuros cambios, esas modificaciones no lleguen a afectar a los pequeños y medianos empresarios, que representan casi al 80% de la fuerza laboral, pues los grandes empresarios de este país son solo un 2%.

Es necesario que haya una efectiva contención del gasto, dado que pocos efectos tendríamos al elevar las tasas impositivas, si seguimos como país aumentando los gastos.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), detalló que el promedio salarial del sector privado en Costa Rica ronda los ¢400 mil y en el Estado ronda los ¢800 mil, situación que no tienen lógica alguna.

Lo hemos repetido en diversas ocasiones y escenarios, es urgente sanear la situación fiscal, por lo que reiteramos que en ningún momento el planteamiento de nuestro sector es reducir el pago de impuestos o beneficiar solo al sector privado. 

Recordemos que, a nivel internacional, muchos organismos tienen sus ojos puestos sobre cómo resolverá Costa Rica este tema; corremos el riesgo de sufrir la baja calificación de los bonos de la deuda y eso significaría problemas serios relacionados con el crecimiento en las tasas de interés.

Los abusos deben detenerse, es urgente contar con más medidas de austeridad en todas las instituciones públicas, pues los costarricenses no debemos pagar estos beneficios irracionales de unos pocos, ya que es de todos conocido que estos privilegios son innecesarios.

Por eso, debemos prepararnos y no dejarnos amedrentar por los sectores sindicales que de forma egoísta siguen pensando únicamente en mantener sus excesivos beneficios.

Lo hemos dicho en nuestro manifiesto: De cara al bicentenario, los costarricenses enfrentamos un desafío que pondrá a prueba el carácter, el espíritu y el coraje heredado de nuestros antepasados.

Con devoción y servicio, todos los sectores de la sociedad debemos trabajar unidos por Costa Rica, por nuestro presente y por el futuro de las nuevas generaciones, con perseverancia y con esperanza.