UE promoverá nuevo modelo financiero global
Enviar
Líderes europeos acuerdan mantener unidad ante crisis
UE promoverá nuevo modelo financiero global

Wall Street perdió gran parte del terreno ganado en la sesión del lunes

Bruselas
EFE

Los líderes de la UE recalcaron ayer que están unidos ante la crisis y se comprometieron a liderar una revisión del sistema financiero internacional, para evitar que los mercados vuelvan a sumirse en el futuro en un desbarajuste como el actual.
Para comenzar ese proceso de reforma, los Veintisiete están de acuerdo en que es necesario celebrar una cumbre internacional, en noviembre si es posible, a la que deberían asistir los líderes de todas las grandes economías del planeta, incluidos los países emergentes.

La primera sesión del Consejo Europeo que ayer y hoy reúne a los mandatarios de la UE confirmó que, ante una crisis “sin precedentes”, Europa es capaz de ofrecer una “respuesta única”, según indicó en rueda de prensa el presidente francés, Nicolas Sarkozy, cuyo país preside este semestre la Unión.
Tanto Sarkozy como el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se mostraron satisfechos por el respaldo de todos los Estados miembros al plan de acción contra la crisis pactado por los países del Eurogrupo, junto al Reino Unido, la semana pasada.
El presidente francés incidió en que “toda Europa, sin excepción”, ha apoyado las medidas definidas en la reunión del domingo en París, dirigidas a facilitar el funcionamiento del mercado de crédito interbancario y a inyectar capital a las entidades en apuros.
Tanto Sarkozy como el primer ministro británico, Gordon Brown, se jactaron del papel de liderazgo asumido por la UE en respuesta a las turbulencias financieras y coincidieron en que también deben ser los europeos los que marquen la senda para reformar el modelo de funcionamiento de los mercados.
No basta con las medidas de emergencia adoptadas hasta la fecha, recalcaron ambos mandatarios, que se mostraron partidarios de “un nuevo Bretton Woods”, es decir, de revisar el diseño y responsabilidades de las instituciones financieras internacionales creadas en 1944 en esa localidad estadounidense -Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial (BM)-.
Según Sarkozy, hay que dotar al FMI de la “legitimidad política adecuada” para permitirle responder a los retos que plantea la nueva realidad financiera.
La “refundación del capitalismo” que quieren los Veintisiete debe partir, según el presidente galo, de la base de que “ninguna institución financiera puede quedar exenta de regulación o supervisión”.
En su intervención a puerta cerrada ante el resto de líderes, Sarkozy apostó, en este punto, por mejorar la supervisión de los “hedge funds”, eliminar los denominados “paraísos fiscales” y revisar la política de remuneración en el mundo financiero.


Wall Street cae

El Dow Jones de Industriales, el principal índice de la Bolsa de Nueva York, cerró ayer con su segunda mayor caída por puntos y la novena en porcentaje de su historia, para perder así gran parte del terreno ganado en la espectacular subida del lunes.
Si ese día ese índice consiguió remontar más del 11% (en la única sesión con ganancias en lo que va del mes), ayer el Dow Jones perdió de un plumazo el 7,87% y se situó un 21% por debajo del nivel al que acabó septiembre.
El pronunciado descenso con que arrancó el parqué neoyorquino se agudizó en la recta final de la sesión, después de que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, advirtiera de que la estabilización de los mercados financieros en la que se afanan Gobiernos e instituciones de todo el mundo no será suficiente para garantizar la recuperación económica.
“La estabilización de los mercados financieros es un primer paso fundamental, pero incluso aunque se estabilicen tal y como esperamos, una amplia recuperación económica no llegará acto seguido”, dijo Bernanke en Nueva York.
En ese mismo sentido, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, expresó su confianza en que la compra gubernamental de acciones bancarias estabilizará el sistema financiero, pero también advirtió de que continuarán las dificultades económicas.
Ambos verbalizaron así los temores de muchos analistas e inversores, que ven cada vez más indicios de que la crisis financiera internacional ha salpicado a la economía real.
Esa percepción también fue la que estropeó la jornada en Europa, donde se registraron caídas en Londres (7,16%), Fráncfort (6,49%), París (6,28%), Zúrich (5,58%), Milán (5,33%) y Madrid (5,06%), entre otros.
De poco sirvió a los mercados financieros internacionales conocer que la inflación en la eurozona bajó al 3,6% (en España al 4,6% y en Alemania al 2,9%) o que incluso el propio Bernanke hiciera entrever una posible bajada de tipos de interés, al apuntar que es previsible una contención en el ritmo de crecimiento de los precios en Estados Unidos, en parte debido al abaratamiento del crudo.
Tanto el petróleo de Texas, de referencia en Estados Unidos, como el Brent, en Europa, descendieron en torno al 5%, para cerrar en su precio más bajo en los últimos trece meses, después de que la OPEP revisara a la baja sus cálculos sobre crecimiento de la demanda mundial de crudo a corto plazo.
El ánimo vendedor de los inversores se dejó llevar por la corriente pesimista que inunda los mercados financieros y que se vio alimentada por la publicación de datos que refuerzan la tesis de que la crisis financiera ha perjudicado a la economía real.
El acelerón final de la caída de la bolsa neoyorquina coincidió con la difusión del “libro beige”, un compendio de informes sobre los doce distritos que forman el sistema de la Reserva Federal.

Ver comentarios