UE discutirá si retoma negociación energética con Rusia
Enviar
Si bien hay una mayoría para recuperar las conversaciones con Rusia, otros países se oponen hasta que los rusos salgan también de Osetia del Sur y Abjasia.
UE discutirá si retoma negociación energética con Rusia

Bruselas EFE

La Unión Europea intentará hoy superar su división para retomar las negociaciones sobre un acuerdo de asociación con el Kremlin, vital por sus implicaciones en el suministro energético, una vez que las tropas rusas se han retirado de las zonas acordadas de Georgia.

Lo discutirán los ministros de Asuntos Exteriores reunidos en Luxemburgo para preparar la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno el miércoles siguiente en Bruselas.
Hay una mayoría favorable a recuperar las conversaciones con Rusia, pero otro grupo de países (Reino Unido, Suecia, Polonia, Estonia, Letonia y Lituania) cree que no se puede volver al proceso negociador hasta que los rusos salgan también de Osetia del Sur y Abjasia.
El argumento para convencer a los países reticentes será que además de salir de las zonas adyacentes a estos territorios secesionistas, ya es una avance importante haber conseguido que Rusia se siente en una mesa con Georgia para discutir su integridad territorial.
Las conversaciones en este sentido se iniciarán el día 15 en Ginebra, copresididas por la UE, la ONU y la OSCE.
Además, el 22 de octubre tendrá lugar en Bruselas una conferencia internacional de donantes para ayudar a Georgia a enfrentarse a su reconstrucción económica.
Las negociaciones para el ambicioso acuerdo de asociación estratégica con Rusia fueron congeladas por la UE el 1 de septiembre "hasta la retirada de las tropas rusas a posiciones anteriores al 7 de agosto", cuando comenzó la guerra relámpago con Georgia.
El 7 de agosto Rusia estaba presente en Osetia del Sur y Abjasia con unos 3 mil soldados en misión de paz, desplegados tras las guerras de los noventa, más 400 efectivos "ferroviarios" que había enviado tres meses antes, provocando la alarma internacional.
Tras el conflicto con Georgia, hay 3.800 soldados adicionales rusos en cada una de las provincias, cuya independencia ha reconocido Moscú.
Según la tesis de la presidencia francesa de turno, y de la Comisión Europea, este envío no violaría el acuerdo de paz que auspició el presidente Nicolás Sarkozy, ya que éste se refiere a líneas de demarcación, pero no a volúmenes militares.
A este respecto, la misión observadora desplegada por la UE, con participación de 22 países, entre ellos España, certificó el pasado viernes que los rusos han abandonado la zona de seguridad adyacente a las dos regiones separatistas.
Por todo ello, la mayoría de los países europeos es partidaria de continuar con el diálogo para un acuerdo energético y comercial, que ya tuvo un inicio complicado el pasado junio tras dos años de vetos de Lituania y Polonia (que no podía exportar carne a Rusia).
De nuevo estos dos países, que mantienen unas relaciones difíciles con los sucesores de sus antiguos dirigentes soviéticos, son los que ponen más dificultades a las relaciones bilaterales, junto al resto de los bálticos, Suecia y Reino Unido.
Estos dos últimos, caracterizados en general por una posición crítica dentro de la UE, alegan que es pronto para levantar una medida que se adoptó hace seis semanas.
Pero según los franceses, dado que la Unión es la más interesada en el acuerdo, que sustituiría a otro de 1997, congelar las negociaciones no es una medida de presión para Moscú.
De hecho, es Bruselas quien ha insistido para conseguir que los rusos asuman compromisos vinculantes en cuestiones económicas o energéticas, pero también políticas y de derechos humanos, alegan los partidarios de retomar las negociaciones.
No sería necesaria una decisión unánime para dar el mandato de volver a las conversaciones, que jurídicamente tan solo están "suspendidas", pero la presidencia francesa quiere contar con el mayor consenso.

Ver comentarios