Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



CÓDIGO TECNO


Twitter, con un mensaje para la Bolsa

| Miércoles 23 octubre, 2013

Arte David Barboza/La República


Twitter, con un mensaje para la Bolsa

Lanzará su propio mensajero. Aprovechará las capacidades de los mensajes directos. Así, busca ser rentable

No debe ser nada sencillo tomar la decisión de salir a la Bolsa. Para cualquier compañía implica abrir los libros, mostrar públicamente fortalezas y también debilidades. Y si se trata de una empresa de la nueva economía digital —donde las expectativas juegan un rol central—, el desafío es aún mayor.
Twitter sabe que nada será sencillo. Si bien duplicó sus ingresos en el tercer trimestre de 2013 a $168,6 millones y sigue sumando usuarios activos en todo el mundo (ya tiene $231,7 millones), el negocio aún está bien lejos de ser rentable. Las pérdidas siguen incrementándose, mientras que el 87% de la facturación todavía depende de la publicidad.
El reloj va consumiendo sus últimas horas, y los responsables de Twitter buscan nuevas ideas rentables para la red social. Y una de las que más ruido hicieron fue la liberalización de los mensajes directos, lo que colocaría a estar red social en competencia directa con los principales mensajeros instantáneos, como WhatsApp, Line, KakaoTalk, BBM, Skype, el mensajero de Facebook, entre tantas otras estrellas actuales.
En rigor, Twitter habilitará progresivamente la opción para que todos los usuarios puedan enviar mensajes directos a quien quieran (DM, en la jerga interna), sin el requisito estipulado hasta ahora de que destinatario y remitente “se sigan mutuamente”.
La idea parece bastante bien encaminada desde el punto de vista comercial.
Pero para que esta nueva función tenga aún más potencia —y para que compita— Twitter desarrollaría una aplicación separada a la “oficial”, que ya ha sido probada en la compañía durante semanas, según el sitio especializado All Things D.
El plan es que la gente se acostumbre a conversar a través de cortos mensajes de Twitter, para así ir ganando terreno por sobre los otros mensajeros, quienes poco a poco van desplazando “antiguas” herramientas de como el e-mail o el SMS. Como pasó en el caso de Facebook, la Bolsa dará su veredicto.

Por Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina