Enviar
Turismo puede ser educativo


Se acerca el ansiado día en que comienzan las vacaciones de medio año y cerca de 150 mil costarricenses se preparan para iniciar un merecido descanso.
El inicio de esta temporada en el país debería ser también el que marque un incremento de turismo nacional, de costarricenses de visita por los maravillosos escenarios que tantos extranjeros vienen a disfrutar aunque esto les signifique varias horas de vuelo.
La temporada de vacaciones tiene mucha importancia en dos sentidos. Uno de ellos es la oportunidad de ir a las regiones desconocidas del país para valorarlas y comprender mejor aún la necesidad de cuidar sus riquezas naturales y culturales.
El otro es la necesidad del descanso en familia, realizado de modo tal que favorezca esos vínculos, propicie el diálogo y estimule la buena relación del grupo.
Todo aquello que pueda contribuir al fortalecimiento familiar debería ser aprovechado al máximo. Los pasos en ese sentido son una respuesta directa contra tantos males que afectan negativamente la vida de las personas como la violencia, la pérdida de valores y la consecuente cadena de costumbres equivocadas que están en la base de muchos problemas que enfrentan los hogares hoy.
Ya los estudiosos de la materia se han encargado de señalar que es en el seno de hogares con una relación sana, armoniosa y amorosa donde pueden sembrarse los mejores principios y valores para niños, adolescentes y jóvenes.
Las vacaciones pueden ser también una ocasión para estrechar relaciones entre diversas generaciones y mejorar la comunicación en un clima relajado y de diversión.
En el país se deberían hacer esfuerzos tendientes a que la mayor cantidad de personas tengan acceso al disfrute de vacaciones como una forma de contribuir a la conservación y consolidación de la unión familiar.
Es en ese núcleo donde se construye cualquier modelo de sociedad y de país. Atender las necesidades de las familias es fortalecer el entramado sobre el cual se puede desarrollar una sociedad cada vez mejor y una de esas necesidades es la de poder contar con periodos de vacaciones que además sirvan para recargar energías y poder emprender con entusiasmo de nuevo las tareas cotidianas.
Costa Rica, el paraíso apetecido por los extranjeros para recrearse, debe acoger también a los nacionales mediante planes especiales para vacaciones en familia.
Ver comentarios