Trump tiene 1.300 millones de razones para no pelearse con China
Foto Bloomberg.
Enviar

El presidente estadounidense Donald Trump ha atacado reiteradamente a China con respecto a todo, desde el comercio hasta Taiwán, para obligar a su homólogo Xi Jinping a ceder terreno. De esa manera corre el riesgo de generar una reacción adversa que podría dificultar aún más establecer acuerdos.

China tiene una población de 1.300 millones de habitantes y sus medios estatales dominantes tratan de pulir la imagen del Partido Comunista. En ese contexto, el hostigamiento de Trump podría alimentar el nacionalismo en un año en que las autoridades de China ya hacen un considerable esfuerzo por inculcar orgullo popular y acentuar la unidad.

Si los ataques retóricos de Trump aumentan el patriotismo chino, a Xi podría quedarle menos margen para negociar sin parecer débil en su país, lo cual eleva las probabilidades de que se vengue. Eso es un hecho, a pesar de que en general los líderes chinos se esmeran en tratar de evitar que el nacionalismo cobre demasiada fuerza por temor a que provoque tensión social.

Al igual que los presidentes anteriores, Xi usa el nacionalismo para fortalecer su posición, así como también la del partido. Mostrarse fuerte en la escena global y evitar las provocaciones de otros países, es una forma de fomentarlo. Desde que asumió el poder, Xi amplió el alcance de las fuerzas armadas de China e intensificó las reivindicaciones territoriales en el Mar del Sur de China.

“Si los chinos perciben que Trump acosa a Xi Jinping, esperarán una respuesta muy fuerte”, dijo Paul Haenle, asesor del expresidente George W. Bush respecto de China y actualmente director del Carnegie-Tsinghua Center for Global Policy en Pekín. “Si las cosas se ponen realmente feas, podría ganar espacio el nacionalismo” como en las protestas antijaponesas de finales de 2012.



Ver comentarios