Enviar

Resolver no siempre significa tomar el camino más corto y fácil porque este a veces puede obligar a volver atrás

Tropiezan en la plataforma

No parece que se hayan tomado medidas para capacitar a los gobiernos locales a fin de que puedan cumplir a cabalidad con sus cometidos. Estos incluyen plantear y ejecutar correctamente sus presupuestos, para mitigar un poco al menos las múltiples necesidades de los habitantes de sus comunidades.
Quizás algunos sí lo estén haciendo, pero la realidad muestra que otros no están en condiciones de llevarlo a cabo. Así lo evidencia una nota de este medio ayer bajo el título “Ineficacia condena presupuesto a diez municipios”.
En ella se explica que “pugnas internas en los consejos municipales, burocracia excesiva o simplemente ineficiencia”, han provocado que se entregue información incompleta a la Contraloría, y que esta no pueda entonces aprobar esos presupuestos.
Esto revela que hace falta capacitación para poner esas cosas en orden, además de supervisión y rendición de cuentas.
No obstante, por otro lado lo que sí se hizo fue encomendar a extranjeros que diseñaran una Nueva Plataforma de Valores por Zonas Homogéneas, para basar en ella las tasaciones a los bienes inmuebles y, ni quienes la crearon ni quienes aprobaron finalmente dicha Plataforma tomaron en cuenta la necesaria discriminación.
No se debe cobrar el mismo monto de estos impuestos a un campesino que cultive un pedacito de tierra para subsistencia, a una persona sin mayores recursos que hubiese heredado una propiedad familiar que no genera renta, que a un centro comercial, un hotel u otro negocio altamente rentables. Ejemplos apenas de variables a considerar.
Los dos aspectos, la incapacidad de los gobiernos locales para ejecutar bien presupuestos y la equivocada fórmula para tasación de impuestos territoriales, se deberían corregir.
Pero esto debería servir también para comprender que se toman medidas de manera antojadiza, sin hacer un serio análisis de su pertinencia y grado de acierto, y que esto es algo que Costa Rica debe superar ya.
Los cambios y nuevas medidas que la evolución exige, deben estudiarse con madurez. Resolver no siempre significa tomar el camino más corto y fácil porque este a veces puede obligar a volver atrás.
Es verdad que el país no se puede estancar, pero caminar rápido no significa hacerlo de tropezón en tropezón porque esto retrasa en vez de acelerar.



Ver comentarios