Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Tropezó el Madrid

Redacción La República [email protected] | Lunes 09 abril, 2012



Tropezó el Madrid
Valencia frenó a merengues, que ahora tienen la sombra del Barcelona a cuatro puntos

El Real Madrid recibió un golpe en seco por parte del Valencia, que sacó un empate del Santiago Bernabéu y enciende la tensión en la tienda merengue ante la cercanía del Barcelona, que ya está a cuatro puntos en el sprint por el liderato de la Liga Española.
El Valencia sorprendió con un planteamiento defensivo por parte de su estratega Unai Emery, y el meta Vicente Guaita infundió aplomo a los suyos. En tanto, enfrente la desesperación rebasó a las ideas y las piernas pesadas pasaron la factura.
Dani Parejo fue el referente ofensivo valenciano, mientras que Feghouli enloqueció con sus diagonales a las marcas merengues. En tanto, Özil buscaba sociedades con Benzema, su mejor socio, en parte porque Cristiano estuvo desacertado en la definición.
La disciplina del Valencia sacaba a relucir la distancia entre líneas del Real Madrid. Preocupaba a Mourinho, que veía como su equipo fallaba lo que no perdona en otras ocasiones. Özil se topaba con un defensa que sacaba bajo palos su disparo. El técnico reaccionaba al descanso. Necesitaba a Angel di María. Dar un punto de locura a su ataque.
El primer balón que tocó el extremo argentino dejó a Cristiano ante Guaita, que sacó una mano abajo decisiva. El Real Madrid atacaba desde todos los frentes pero le faltaba el gol de su líder. Vio como la ansiedad se comenzaba a apoderar del equipo.
El paso de los minutos y la personalidad del Valencia incrementaban el nerviosismo madridista. Tino Costa soltaba un latigazo de 35 metros que repelió el travesaño. Fortalecido por el centro, el conjunto valencianista empujó a su rival a explotar las bandas. El juego del Real Madrid se redujo a Di María.
Cristiano perdonó lo que nunca. Lanzado, tras ganar la carrera a Víctor Ruiz, se tropezó. Y vino el Valencia, que dejó a Jordi Alba ante Casillas y el último salvó lo que pudo ser la derrota.
El encuentro acabó en asedio. En él emergió la figura de Guaita, que tiene sentado a un portero del nivel de Diego Alves. Demostró las razones. Paradón a un disparo de Di María lejano y a tres remates de Benzema a bocajarro. Esos partidos que antes el Real Madrid ganaba a la heroica, ahora se le atragantan y encienden una Liga más viva que nunca. El Barcelona asoma a cuatro puntos.

Consulta a Efe
Daniel Chacón
Para La República