Enviar
Triste despedida de Nadal
El español nunca encontró su juego y perdió ante Tsonga

Rafael Nadal, segundo tenista del mundo, quedó fuera de las semifinales de la Copa de Maestros, que se juega en Londres, al perder frente al francés Jo-Wilfried Tsonga, sexto del ranking, por 7-6 (2), 4-6 y 6-3 en dos horas y 42 minutos.
Nadal se despidió en el tercer partido de la fase de grupos del torneo, que reúne a los ocho mejores jugadores del mundo, tras sufrir más de lo previsto contra el estadounidense Mardy Fish y recibir una severa derrota ante el suizo Roger Federer, quien se llevó el primer lugar del grupo, en los encuentros anteriores.
El español encontró en Tsonga a un rival difícil, que solo dio opciones al número dos del mundo en detalles puntuales, como las imprecisiones que permitieron a Nadal hacerse con un apretado segundo set.
Consciente de las dificultades que iba a plantearle su rival, Nadal saltó a la pista dispuesto a poner presión sobre Tsonga y demostró desde el primer minuto que era capaz de devolverle sus saques al francés, que guarda en el servicio una de sus mejores armas.
Tsonga se presentaba este año por segunda vez en la Copa de Maestros, después de caer en la primera ronda en 2008, y dejó traslucir algunos nervios en los primeros compases del encuentro, cuando golpeaba con fuerza pero erraba algunos tiros.
El francés insistía en enviar bolas al lado derecho de Nadal, esperando el fallo del español en el revés, mientras que el número dos trataba de disparar hacia los laterales de la pista para evitar que su rival pudiera utilizar toda su potencia en golpes rectos.
Tras una hora de partido todavía no se había decidido el primer set, que acabó cayendo del lado del francés en el desempate.
En el segundo, continuó una igualdad en el marcador que parecía inamovible, y ninguno de los dos jugadores lograba distanciarse ni romper la iniciativa de su rival, a pesar de que tuvieron sus opciones de conseguirlo.
Habían pasado dos horas exactas de partido y ninguno de los dos contendientes había acertado una bola de ruptura, hasta que varios errores consecutivos de Tsonga en uno de sus turnos pusieron a Nadal en bandeja el sexto y definitivo juego del segundo parcial.
El partido dio un giro definitivo y aceleró su ritmo en un tercer set en el que el mallorquín se mostró demasiado impreciso y dejó espacio para que Tsonga rompiera tres veces su servicio, hasta concluir en 6-3 en apenas 40 minutos.

Londres/EFE

Ver comentarios