Enviar
Triplete histórico

Jamaica invencible en pruebas de velocidad

Luis Rojas y EFE
[email protected]

Un día después de que el jamaiquino Usain Bolt fulminara el reloj y bajara el récord mundial de los 100 metros planos a 9s69c, tres de sus compatriotas ratificaron ante el mundo de que si hablamos de velocidad, Jamaica es ahora el referente.
Shelly-Ann Fraser conquistó para ese país la medalla de oro en la final 100 metros dejando claro que Jamaica tiene al hombre y mujeres más rápidas del planeta.
La marca de Shelly, fue la mejor de su vida (10s78c) y para alegrar más la fiesta, detrás de ella entraron sus dos compañeras Sher
one Simpson y Kerron Stewart logrando un triplete histórico en el hectómetro femenino.
Esta prueba acabó por hundir la reputación de las velocistas estadounidenses, incapaces de ganar una sola medalla. Lauryn Williams, campeona mundial en 2005, y Muna Lee terminaron cuarta y quinta, y Torri Edwards, una de las favoritas, fue última.
Por otra parte, el etíope Kenenisa Bekele, revalidó su título olímpico de 10.000 metros mediante un esprint sostenido en la última vuelta que le condujo a la victoria en 27m01s17c por delante de su eterno escudero, Sileshi Sihine.
Bekele, al que nadie ha sido capaz de
vencer en sus once últimas carreras de 10.000 metros, expresó que "Es difícil decir si será mi último 10.000. Dije que era mi último 10.000 en pista hace cuatro años y ya ven”.
Bekele explicó que se había preparado muy bien pero que no pudo batir el récord del mundo aunque dio lo mejor de sí mismo. "Es todo lo que pude hacer", apuntó.
Por último, el esloveno Primoz Kozmus conquistó la primera medalla de oro para su país, en la competición de lanzamiento de martillo.
Kozmus, quien terminó en sexto lugar hace cuatro años en Atenas y fue medallista de plata en los campeonatos mundiales del año pasado en Osaka, Japón, hizo un impresionante lanzamiento de 82,02 metros en su primer intento, que eventualmente le aseguró la medalla de oro.
Envolviéndose en la bandera nacional, el esloveno trotó una vuelta de la victoria en el Estadio Nacional conocido como "Nido de Pájaro" que se encontraba repleto y que le aplaudió su gesta.
Vadim Devyatovskiy, de Bielorrusia, se llevó la medalla de plata al alcanzar una distancia de 81,61 metros y el bronce fue para su compatriota Ivan Tsikhan con 81,51 metros.
El japonés Koji Murofushi, qu
ien ganó medalla de oro en Atenas, únicamente lanzó el martillo una distancia de 80,71 metros, 2,2 metros menos que su lanzamiento ganador de hace cuatro años.


Las ocho más rápidas

1. Shelly-Ann Fraser, Jamaica, 10,78 segundos
2. Sherone Simpson, Jamaica, 10,98
2. Kerron Stewart, Jamaica, 10,98 *
4. Lauryn Williams, Estados Unidos, 11,03
5. Muna Lee, Estados Unidos, 11,07
6. Jeanette Kwakye, Reino Unido, 11,14
7. Debbie Ferguson-McKenzie, Bahamas, 11,19
8. Torri Edwards, Estados Unidos, 11,20
* La toma de fotofinish no pudo definir quien llegó primera al segundo puesto, entre Simpson y Stewart




Sin obstáculos

La rusa Gulnara Samitova-Galkina consiguió el primer título olímpico de 3.000 metros obstáculos, una prueba que en categoría femenina entraba por primera vez en el programa de los Juegos, y aderezó su victoria con un nuevo récord mundial: 8m58s81c.
Samitova sumó a su victoria el hecho de convertirse en la primera mujer que baja de nueve minutos en esta especialidad. La medalla de plata fue para la keniana Eunice Jepkorir con 9m07s41dc, nuevo récord africano, y la de bronce para la otra rusa, Yekaterina Volkova, actual campeona del mundo, con 9m07s64c.





Salto de oro

La atleta camerunesa Francoise Mbango Etone revalidó ayer su título olímpico de triple salto en El Nido de Pekín, con nuevo récord olímpico, al imponerse con una marca de 15,39 metros.
Mbango Etone, que mejora en seis centímetros la marca con la que la ucraniana Inesa Kravets ganó en Atlanta'96, precedió en el podio a la rusa Tatyana Lebedeva (15,32) y a la griega Hrysopiyi Devetzi (15,23), mientras que la campeona del mundo, la cubana Yargelis Savigne se tuvo que conformar con la quinta plaza y un salto de 15,05. La isleña, luego de ese salto tuvo varias faltas por lo que en su última opción quiso asegurar que fuera válido y regaló centímetros por lo que su última marca estuvo un poco debajo de los 15 metros. Al final, Savigne lloró, mientras por otra parte Mbango celebraba.
Ver comentarios