Logo La República

Jueves, 21 de marzo de 2019



BLOOMBERG


Trichet apoya endurecer sanciones por déficit excesivo

Redacción La República [email protected] | Martes 22 junio, 2010



Trichet apoya endurecer sanciones por déficit excesivo

 Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE), se sumó ayer a las voces que exigen sanciones más duras para los países que incurran en un déficit excesivo y defendió que éstas puedan llegar a suponer la suspensión de los derechos de voto de esos Estados en las decisiones de la UE.
“Hay que considerar un espectro más amplio de sanciones financieras junto a sanciones no financieras y de procedimiento, como requisitos de información más estrictos o incluso una limitación o suspensión de los derechos de voto”, dijo Trichet en una comparecencia ante el Parlamento Europeo.
El mensaje va en la misma línea del que expresaron la pasada semana los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) y del que ha defendido con fuerza la canciller alemana, Angela Merkel.
Se trata, en definitiva, de poner en marcha mecanismos que contribuyan a forzar a los Estados miembros a mantener sus cuentas saneadas y no incurrir en déficit superiores al 3% fijado como techo en el Pacto de Estabilidad.
En la actualidad ya están previstas las sanciones, pero la fuerza de los países frente a Bruselas nunca ha permitido una aplicación rigurosa de las mismas.
“En caso de incumplimiento, las sanciones se deben aplicar mucho antes y ser más amplias”, insistió ayer Trichet, quien defendió que los procedimientos se lleven a cabo de forma “casi automática” cuando un país viole lo pactado.
Además, defendió que se utilicen las sanciones “no sólo para los porcentajes de déficit excesivo, sino también cuando los países no están haciendo los suficientes progresos hacia los objetivos presupuestarios a medio plazo”.
Para Trichet, Europa debe aprovechar la crisis para dar un “salto cuántico” en la coordinación y supervisión de las políticas fiscales de la zona euro.
En este ámbito, el presidente del BCE reclamó una supervisión “profunda” de los países que experimentan pérdidas.


Bruselas