Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Tributación, el toro y los cachos

Alvaro Madrigal [email protected] | Jueves 21 abril, 2016


 El destape revela el montaje de operaciones dirigidas a ocultar la identidad de los propietarios de los capitales, a borrar la huella de sus movimientos y a burlar las cargas tributarias de los Estados de origen

De cal y de arena

Tributación, el toro y los cachos

“Hola. Aquí John Doe. ¿Les interesan unos datos?”. Bastian Obermaier, periodista, respondió: “Muy interesados”. Así tan simple fue el inicio hace más de un año de lo que resultaría la apertura de una nueva Caja de Pandora. Afortunadamente en el diario alemán Suddeutsche Zeitung le prestaron atención al mensaje, que bien pudo haber ido a parar al basurero. Lejos de ese infortunio, la acogida sirvió para que al periódico alemán llegaran a lo largo de varios meses más de 11 millones de documentos extraídos por obra y gracia de una filtración en los archivos del bufete de abogados Mossak Fonseca, de Panamá, uno de los mayores creadores mundiales de compañías ficticias y estructuras empresariales útiles para esconder la propiedad de bienes. Los llamados “Papeles de Panamá” contienen información de 214.488 entidades transnacionales ligadas a personas en más de 200 países y territorios. Más de 370 periodistas de 78 países integrados en el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y al que están ligados en Costa Rica el Semanario Universidad y la periodista Amelia Rueda, los revisaron. Qué empresas y cuáles inversionistas figuran ahí, lo develarán ellos a inicios de mayo. Quizá aparezcan más movimientos de capitales costarricenses.
Por lo que ha trascendido mucho del material no desafía la ley. Pero por el lado de las actividades ilícitas, el destape revela el montaje de operaciones dirigidas a ocultar la identidad de los propietarios de los capitales, a borrar la huella de sus movimientos y a burlar las cargas tributarias de los Estados de origen. Los que de ellos deambulen por los predios de la ilegalidad, tendrán que rendir cuentas a Hacienda. Tal el caso de quienes buscaron el consejo de Mossak Fonseca para proveerse de una protección fiscal por ser en Costa Rica la carga tributaria muy pesada, o quienes lo hicieron en procura de una sociedad mercantil panameña a la que ingresaran los dineros provenientes de comisiones de negocios varios y de compra-venta de productos propios del giro comercial. Así lo confiesan algunas diligencias de inversionistas que ni remotamente imaginaron la posibilidad de una filtración hacia afuera de los muros de Mossak Fonseca. ¿Qué harán las autoridades de Hacienda con estas revelaciones? ¿De qué modo interpretan sus responsabilidades en esta hora decisiva para una Justicia Tributaria desafiada por la descomunal cuantía a que llegan la evasión y la elusión fiscal, el 8% del PIB?
Legítima, ejemplar y alentadora la tarea que se han impuesto ICIJ, Universidad y Amelia Rueda. Desde que el Derecho Internacional conceptúa la libertad de información como un derecho humano fundamental caracterizado por la obligación moral de investigar los hechos sin prejuicios y de difundir las informaciones sin voluntad maliciosa, el periodismo investigativo está amparado; solo quedan a buen recaudo los ámbitos de la intimidad. Una riada de votos de la Sala Constitucional así lo ha reiterado.

Álvaro Madrigal