Tres respuestas al préstamos de $1 mil millones al Banco Central
A corto plazo parece una decisión apresurada, pero mirando más allá la decisión es completamente coherente
Enviar

El Banco Central recibirá el próximo mes $1 mil millones que se sumarán a las reservas que posee el país.

La cifra proviene de un préstamo aprobado el 4 de octubre por el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), con el fin de fortalecer las divisas de resguardo que tiene el país.

Actualmente, el Banco Central cuenta con $6,8 mil millones, lo que representa las importaciones de cinco meses.

Las reservas parecen sólidas, entonces ¿por qué el préstamo? ¿Tiene algún sentido? ¿Cuánto nos costará?

¿Por qué?

El objetivo del Banco Central es mantener sus reservas entre el 11% y el 15% del PIB, para evitar cualquier tipo de crisis en la balanza de pagos, y en los últimos dos años pasaron del 14% al 12%.

Si bien todavía se mantienen dentro del rango, lo cierto es que este año cayeron $700 millones (una disminución del 9%) y de seguir este ritmo en 2020 se estaría debajo del objetivo.

El Central busca evitar cualquier tipo de golpe externo que pueda sorprender al país y además sabe que dado el panorama internacional, es más barato endeudarse hoy que mañana.

Por otro lado, el fortalecimiento de las reservas es una clara señal al mercado cambiario, y es que en un año preelectoral es de vital importancia mantener calmado el tipo de cambio.

El solo hecho del anuncio del préstamo bajó la cotización del dólar en unos ¢5 y en un año preelectoral, es de vital importancia mantener calmado el tipo de cambio.

 

¿Tiene sentido?

Sí. Costa Rica tiene un déficit crónico en su cuenta corriente (exportaciones menos importaciones y salida de rentas por inversión extranjera) que si bien suele sostenerse con inversión extranjera, lo cierto es que esta pareciera estar moderándose.

Por otro lado, la cuenta financiera (que junto con la cuenta corriente dan el total de la balanza de pagos) tuvo una salida de $49 millones en el primer semestre del año, que contrastan con el ingreso de $585 millones un año antes.

A esto hay que sumar el panorama internacional, en el que Estados Unidos viene aumentando las tasas de interés y la calificación de riesgo de Costa Rica se ha deteriorado, lo que invita a pensar en la necesidad de “blindarse” ante cualquier infortunio.

Tampoco hay que olvidarse de que a nivel interno la demanda de dólares ha tenido un importante impulso en la primera mitad del año, mientras que la oferta se mantuvo baja.

Si pensamos en el corto plazo, tal vez podríamos afirmar que ha sido una decisión apresurada, pero mirando un poco más allá, suena completamente coherente.

 

¿Cuánto nos costará?

He aquí el meollo del asunto (porque siempre se trata de en cuánto saldrá la fiesta, ¿o no?).

La operación de crédito será a tres años, con uno de gracia para la amortización del principal, según informó el Banco Central.

Respecto a la tasa de interés, tendrá dos componentes, uno flotante que se corresponderá con la tasa Libor a tres meses y otro fijo que se ubicará entre el 3% y el 4%.

Para tener una referencia, en setiembre la Libor promedió el 1,32%, mientras que el último margen calculado por el FLAR es de un 3,16%.

A todo esto, la deuda externa del Central asciende a $14,5 millones, una cifra baja, al comparar con el total de las reservas.

Los recursos se recibirán en un único desembolso en noviembre.

Ver comentarios