Logo La República

Viernes, 21 de enero de 2022



FORO DE LECTORES


Tres hoyos en la madriguera

José Pablo Rodríguez eterms@gmail.com | Lunes 13 diciembre, 2021

Jp

José Pablo Rodríguez

Director Regional en Asia de la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER)

Hoy les quiero compartir un nuevo proverbio chino que traduje hace unos años. Va más o menos así: Durante la época de los Reinos Combatientes, Meng Changjun, Primer Ministro del reino de Ji, tenía cerca de tres mil discípulos. Unos de estos discípulos se llamaba Feng Xuan. En un principio, Feng no había sobresalido entre todo ellos. Sin embargo, un día el Primer Ministro Meng llamó a Feng para pedirle que fuera a su feudo, Xue Yi, a recolectar las deudas. Feng Xuan, al llegar a Xue Yi, llamó a todos los deudores y les dijo: “Meng Changjun les manda un mensaje. De hoy en adelante las deudas que tienen con él quedaron saldadas”. Al terminar de decirle esto a los deudores, Feng quemó en el acto los comprobantes de deuda que traía consigo. Por este acto, todos los habitantes de Xue Yi que debían dinero, quedaron sumamente agradecidos con Meng Changjun.

​Sin embargo, cuando Meng se dió cuenta que Feng canceló todas las deudas y quemó los comprobantes sin consultarle nada, se enojó muchísimo y dejó de confiar en Feng. Un año más tarde, el Emperador Ji Ming, decidió retirar a Meng como su Primer Ministro, no quedándole más remedio que regresar a su propio feudo, Xue Yi. Nunca se imaginó que al regresar a su tierra, todos los habitantes de todas las edades lo fueron a recibir felices. En ese momento Meng comprendió que cuando Feng quemó los comprobantes de deuda, en realidad estaba actuando por su bien.

​Entonces Meng buscó a Feng y le expresó su gratitud por actuar en su beneficio, aunque él no comprendiera lo que estaba haciendo en este momento. Entonces Feng le respondió: “una liebre astuta tiene tres hoyos en su madriguera”. También le dijo: “solo se puede evitar la muerte una vez”. “Además, tu ahora solamente tienes un hoyo, todavía no puedes acomodar la almohada y echarte a dormir tranquilamente. Déjame que te ayude a hacer otros dos hoyos”.

​De seguido, Feng se fue a tener una audiencia con el Emperador Liang Hui a quien le dijo: “El Emperador Ji retiró al Primer Ministro Meng. Pienso que lo hizo en un momento de confusión. Debes saber que Meng es una persona sumamente competente. Si a futuro alguien lo descubre y lo convence de ser su Ministro, estoy seguro de que logrará enriquecer al reino y fortalecer su milicia”. El Emperador Liang al escuchar las palabras de Feng, decidió enviar un Embajador con regalos para convencer a Meng de que fuera su Ministro.

​Feng por su lado le dijo a Meng que no accediera a la solicitud del Emperador Liang. Tres veces el Emperador Liang envió comitivas con regalos y Meng siguió sin dar respuesta. Mientras tanto, la noticia de lo sucedido ya había llegado a los oídos del Emperador Ji quien no podía creer la situación y entonces decidió enviar una comitiva aún más imponente, con regalos más valiosos para pedir a Meng que regresara a su puesto de Primer Ministro.

​Feng le dijo a Meng que se tomara su tiempo para regresar al lado del Emperador Ji y que primero se debían cumplir unas condiciones por parte del Emperador. Le debía solicitar que enviara a Xue Yi todas las piezas y reliquias imperiales y que construyera un templo para garantizar la tranquilidad y seguridad de Xue Yi. El Emperador Ji, no tuvo más opción que aceptar dichas condiciones.

​Cuando la construcción del templo había terminado, Feng le dijo a Meng: “Ahora tus tres hoyos están listos. Ya puedes acomodar bien tu almohada y dormir con tranquilidad”.

*Es Máster en Gerencia y Negociaciones Internacionales y tiene una especialización en Liderazgo de Talentos y Equipos.

*Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor y no representan la visión u opinión de la organización para la que trabaja.






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.