Tras Panama Papers, países van por dinero en paraísos fiscales
La filtración de datos de los Panama Papers este año alimentó la ira generalizada contra los individuos ricos y las empresas que evitan al fisco. Shutterstock/La República
Enviar

Durante años, los países más grandes trataron de ser más listos que los evasores de impuestos para recuperar billones de dólares guardados en cuentas offshore. Muchos de estos últimos se cansaron de esperar y ahora sólo quieren hacer las paces y devolver parte del dinero.

Desde Indonesia y Turquía hasta India y Argentina, muchas de las 20 economías más grandes del mundo están ofreciendo amnistías o incentivos para que ciudadanos y empresas repatríen fondos, algunos legales, otros no. Mientras que el candidato presidencial estadounidense Donald Trump quiere una moratoria impositiva para recuperar parte de los más de $ 2 mil millones en ingresos que las empresas acumularon en el exterior, Australia quiere promulgar un impuesto para impedir la fuga de ganancias.

{l1}taiwan_investigara_banco_tras_panama_papers{/l1}

A algunos políticos los impulsa la indignación pública ante lo que se percibe como una injusticia del sistema tributario subrayada por los Panama Papers; a otros, la perspectiva de normas impositivas más duras acordadas bajo los auspicios del G-20. Lo que todos tienen en común es la necesidad de reforzar las arcas públicas. Hasta ahora los resultados son dispares: los planes tomaron envión en Argentina y no tanto en países como Brasil.

“Estamos en el medio de uno de los problemas más grandes de las relaciones internacionales: la necesidad de un Estado de tener cierto control sobre lo que cree que es su base de contribuyentes”, dijo Jorge Braga de Macedo, ex Ministro de Finanzas de Portugal y miembro del Centre for International Governance Innovation, con sede en Ontario. En vista de las promesas de los países miembros del G-20 de cooperar contra la evasión fiscal, hay “cierto grado de cinismo, por supuesto, pero a fin de cuentas sólo se trata del interés nacional”.

Potencial

En teoría, las posibles ganancias para los erarios públicos son enormes. Se transfirieron $638 mil millones en ganancias a paraísos fiscales en países en vías de desarrollo en 2014, lo que equivale a $172 mil millones en ingresos perdidos, según un estudio de Oxfam. Australia, que lucha por mantener su calificación crediticia AAA, perdió unos 19 mil millones de dólares australianos ($14.600 millones) en ganancias corporativas a manos de paraísos fiscales offshore en 2014, lo que les costó hasta $5 mil millones a los contribuyentes, según Oxfam.

{l2}reforma_a_reglamento_cierra_portillos_utilizados_en_panama_papers{/l2}

La filtración de datos de los Panama Papers este año alimentó la ira generalizada contra los individuos ricos y las empresas que evitan al fisco y llevó a los políticos a tomar medidas, dijo Macedo. “Fue un aviso para que los Estados hagan algo. La transparencia es fundamental, si no sólo los tontos pagan impuestos”.


Ver comentarios