Enviar

CINE

Tragedias anónimas centran “Who is Dayani Cristal?”

201405020010060.m9.jpg
García Bernal empezó en 2008 su viaje para entender la dinámica de la migración casi suicida de la película. Internet / La República
La aparición de un cuerpo sin identificar en el desierto de Sonora, en la frontera de Estados Unidos con México, es el hilo del que tiran el actor mexicano Gael García Bernal y el cineasta británico Marc Silver para armar “Who is Dayani Cristal?”, un documental sobre la cara más trágica de la emigración.
Todo empezó cuando Silver y García Bernal crearon una página en Internet en la que invitaron a personas de todo el mundo a compartir sus experiencias como emigrantes en la época de la globalización y, poco a poco, el tapiz que se fue creando resultó totalmente escalofriante.
“Básicamente nos dimos cuenta de que esa sociedad que se etiqueta como globalizada no busca el beneficio de la gente, esencialmente se preocupa de incrementar los beneficios de las empresas. Que cayó el Muro de Berlín, pero se levantaron muros en otros lugares. Y que, por ejemplo, la misma empresa privada que lleva la seguridad en la zona de conflicto en Palestina, opera en México, Irak o Afganistán”, aseguró Silver en una entrevista.
Con una panorámica tan desoladora, ambos acordaron optar por solo una de las historias, una cercana y a la vez impactante que sirviera de metáfora para un conflicto tristemente diseminado por todo el mundo.
“Era para mí más importante humanizar el drama”, manifestó Silver, y fue así como llegaron a Sonora, el desierto donde cada año mueren entre 150 y 250 mexicanos en su viaje a Estados Unidos para empezar una vida mejor.
Después de ser premiado en el Festival de Sundance y de recibir el premio del público en el Festival de Cork (Irlanda), el filme, que se estrena ahora en Nueva York, pasará por Tucson (Arizona) la próxima semana para llegar luego a Baton Rouge (Luisiana) dispuesto a concienciar, tanto a los habitantes estadounidenses como a los emigrantes mexicanos, de la magnitud de esta tragedia.

Nueva York / EFE

Ver comentarios