Enviar

Trabajos que dañan

Las condiciones laborales inadecuadas pueden llegar a afectar la salud, incluso recientes estudios lo consideran tan dañino como estar desempleado
Algunas veces estar en un trabajo se hace más por necesidad que por el gusto de estar ahí, una situación que puede pasar inadvertida, pero con el transcurso del tiempo la desmotivación y condiciones pueden llegar a afectar la salud.
De hecho un reciente estudio realizado en Australia, determinó que un empleo de baja calidad puede causar mayor depresión o estrés que el hecho de estar sin trabajo, según la agencia de noticias Efe.
El estudio llevado a cabo por el Centro de Investigación de Salud Mental de la Universidad Nacional de Australia, indica que sus resultados se pueden aplicar a otros países, especialmente aquellos que no cuentan con sistemas de protección para los desempleados.
“Un trabajo de mala calidad se asocia con una fuerte inseguridad laboral, un desequilibrio entre la remuneración frente al esfuerzo que demanda al trabajador, una carga excesiva de responsabilidades y un escaso control en la toma de decisiones”, publicó Efe.
Otros factores asociados con deficientes condiciones laborales pueden ser el espacio físico, la organización de la carga laboral y las relaciones interpersonales producto de la cotidianidad.
“Condiciones que coexisten en los diferentes lugares de trabajo e influyen favorable o desfavorablemente en la salud mental”, comentó Lucía Schifani, directora académica de psicología de la Universidad Latina Campus Heredia.
La especialista estima que en la actualidad las exigencias de los puestos de trabajo y la competitividad, sumadas a factores como las condiciones precarias, pueden generar trastornos emocionales, comprometiendo el equilibrio psicosocial del individuo.
Problemas que se refuerzan con acciones negativas como la tendencia a no pagar horas extra, así como el trabajo los fines de semana.
“A su vez la comunicación disfuncional, autoritarismo, poca libertad de crear, entre otros, son algunos de los factores que pueden generar estrés, siendo los síntomas más comunes cansancio físico, depresión, ansiedad, falta de disposición hacia el trabajo y agotamiento emocional”, agregó.
Por ello destaca que el lugar de trabajo debe ser un ambiente que promocione y proteja la salud mental del trabajador.
“Empresas exitosas hoy en día son aquellas en donde esto forma parte de las políticas del departamento de recursos humanos y para ello están anuentes a generar ambientes propicios y minimizadores de estrés, lo cual permitirá una mejor productividad”, puntualizó.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios