Enviar

Está demostrado que cada persona que logra tener conexión adecuada a la Web genera un peso sobre el Producto Interno Bruto


Tortuguismo digital

Es cierto y palpable que Costa Rica ha dado pasos gigantes en los últimos años en cuanto a acceso a tecnología, gracias a la apertura en telecomunicaciones.
Es claramente perceptible en la industria de la telefonía móvil. Sin embargo en la parte de Internet el país aún arrastra terribles brechas que nos ponen muchos pasos atrás.
Respecto a otras naciones, nos superan en el Istmo, Panamá, Nicaragua y Honduras, respecto a las velocidades de descarga a las cuales tenemos acceso, esto según el sitio Net Index cuyos datos revelamos hoy en nuestro Ranking semanal.
En ese sentido, Costa Rica navega a una velocidad promedio de 3,3 Megabits por segundo (Mbps), mientras naciones como Panamá, lo hacen casi por los 6 Mbps.
Esto evidencia que la lucha por reducir la brecha digital y dotar de mejores servicios a los costarricenses aún no se está sintiendo, no está dando resultados.
La Administración ha desplegado todo un plan para reducir la falta de acceso al servicio de Internet, el cual incluye escuelas y colegios, así como centros comunitarios y hospitales.
Es un buen paso.
No obstante, mientras nosotros apenas estamos dando las primeras conexiones en velocidades modestas que oscilan entre los 2 Mbps y 4 Mbps, en otras latitudes ya “vuelan”, y estas velocidades son consideradas una conexión apenas básica.
Costa Rica debe proponerse metas futuristas de corto plazo. Está demostrado que cada persona que logra tener conexión adecuada a la Web genera un peso sobre el Producto Interno Bruto, ya sea consumiendo servicios y bienes a través de la Red, o bien convirtiéndose en suplidor de ellos.
Hace falta el establecimiento de proyectos sociales. El dinero del Fondo Nacional de Telecomunicaciones está en ejecución, pero deben permanecer las garantías legales de que el próximo año se usarán adecuadamente y conforme a lo que fueron destinados, independientemente del resultado de las elecciones en febrero próximo.
Es importante también que el divorcio que hasta ahora ha existido entre planes de Fonatel y Gobierno queden a un lado, y que el próximo año se puedan conjuntar acciones en pro de eliminar el tortuguismo digital.
Solo garantizando estabilidad en los procesos y llevando a cabo planes bien homologados, se tendrá éxito.


Ver comentarios