Enviar
Presidente del Colegio profesional gestiona construcción, afiliados se oponen
Torres causan roce entre médicos
Condominio para galenos sería en Sabana Sur a un costo de $50 millones

La posible construcción de tres torres dentro del terreno del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica ha dividido al gremio de estos especialistas de la salud, entre quienes apoyan el proyecto y quienes se niegan a él.
Se trata de un proyecto impulsado por Roulan Jiménez, presidente de dicha entidad, que pretende remodelar las instalaciones del Colegio. Específicamente, desea construir en una primera fase, tres torres de 18 pisos y en fases posteriores un centro de convenciones de alrededor de 2 mil metros cuadrados, un anfiteatro y remodelar el complejo en sus áreas académicas, recreativas y deportivas. Todo en la actual propiedad de la entidad.
En los primeros tres niveles de cada torre, los cuales serían propiedad del Colegio, estarían las nuevas oficinas administrativas de la institución y el restaurante.
El resto de los niveles sería destinado a alrededor de 300 apartamentos, 100 por torre, que pertenecerían a médicos que los adquieran. El costo de cada uno oscilaría entre $80 mil y $140 mil, dependiendo de su tamaño.
Además, el proyecto contempla dos niveles subterráneos que serían destinados a alrededor de 1.000 espacios para parqueo, tanto para los vehículos de los habitantes de los condominios como para el personal de las oficinas.
El plan para remodelar las instalaciones del Colegio radica en que con la utilidad de la venta de los condominios, estimada en $15 millones, se construyan las zonas recreativas, educativas y deportivas para todos los asociados. Es decir el centro de convenciones, un anfiteatro, nuevas canchas de tenis y dos piscinas, entre otras cosas.
El problema radica en que diversos grupos de médicos desaprueban la idea de remodelación y para que esta se lleve a cabo es necesaria la mayoría de votos en una asamblea general de médicos que debe ser convocada por su presidente, Roulan Jiménez.
Los opositores alegan que el Colegio es patrimonio de todos los asociados y por esto es incorrecto construir viviendas que obtendrán algunos sobre el terreno de todos. Además, los médicos temen que dicho desarrollo inmobiliario afecte su patrimonio.
Al respecto, Jiménez asegura que no hay riesgo alguno sobre el patrimonio de los asociados.
“No hipotecaremos el Colegio de Médicos porque correríamos el riesgo de perderlo, el Banco Nacional financiaría el proyecto y en fideicomisos se depositarían los recursos aportados por los compradores de los departamentos”, dinero con el cual se pagará la construcción, explicó Jiménez.
El Colegio aportaría el terreno que cuesta $5 millones y $3 millones más por concepto de permisos y otros trámites. El costo total del proyecto es de $50 millones y su desarrollo tiene un tiempo estimado de 63 meses.
“El proyecto me parece excelente porque el terreno del Colegio está sin utilidad, además el edificio donde actualmente están las oficinas es pequeño para la demanda actual. Es un proyecto necesario y justificado”, comentó el Dr. Oscar Ferraro, ex presidente del Colegio de Médicos en el periodo 1989 -1990.

Vanessa Chaves
[email protected]


Ver comentarios