Torpezas de Temer generan esperanza de un retorno de Rousseff
Para regresar al palacio presidencial Rousseff necesitaría recuperar solamente dos de los 55 senadores que votaron a favor del juicio. Shutterstock/La República
Enviar

 Cuando Dilma Rousseff se apartó de la presidencia de Brasil el mes pasado para enfrentar un juicio político, prácticamente parecía que nunca volvería. Sin embargo, una serie de traspiés para su reemplazante interino, Michel Temer, podrían garantizarle los pocos votos que necesita para volver a su cargo.
En menos de un mes, Temer perdió dos ministros a causa de grabaciones que sugerían que trataron de interferir en una investigación por corrupción, fue criticado por designar un gabinete sin mujeres y tuvo que dar marcha atrás en su reducción del Ministerio de Cultura. Todo esto se ajusta a la tesis de Rousseff de que Temer quiere achicar el gobierno y destituirla para proteger a sus aliados de la investigación por coimas.


La defensa que presentaron los abogados de Rousseff ante la Comisión de Juicio Político del Senado este miércoles comienza con una transcripción de las grabaciones de Romero Juca, ex ministro de Planificación de Temer, que renunció la semana pasada. El documento denuncia que el juicio político es parte de un complot para obstruir la investigación de corrupción y otros delitos.
Las grabaciones prueban que “hubo una estrategia política, trazada y articulada por varios dirigentes políticos importantes en el país”, dice el documento. “El objetivo era llevar a cabo, a toda costa, el juicio político de la presidenta Dilma Rousseff”.
Este argumento puede tener eco en algunos de los legisladores indecisos y futuras acusaciones continúan siendo un riesgo para el partido del Movimiento Democrático Brasileño de Temer, conocido como PMDB. Si bien todavía es posible la destitución de Rousseff, el resultado no es una conclusión ineludible, según Matthew Taylor, profesor en la American University y autor de varios libros sobre Brasil.
“Las probabilidades de que el juicio termine en una condena son muy elevadas”, dijo Taylor. “Pero con cada aliado de Temer o miembro del PMDB impugnado ya sea por grabaciones o por la propia Operación Lavado de Autos, esa ecuación se vuelve un poco menos estable”.
Para regresar al palacio presidencial Rousseff necesitaría recuperar solamente dos de los 55 senadores que votaron a favor del juicio el mes pasado para que sus adversarios no alcancen la mayoría de dos tercios necesaria. Varios senadores que votaron en su contra, como Cristovam Buarque del Partido Socialista Popular, han dicho que ahora están indecisos.
“Yo voté a favor del juicio político y esa votación ya está, de modo que ahora tenemos que esperar el juicio”, dijo Buarque en una entrevista en el Senado. “No diré cómo voy a votar porque todavía estoy indeciso”.
Buarque dijo que apoya una enmienda constitucional para llevar a cabo nuevas elecciones, pese a reconocer que esa posibilidad sigue siendo remota. El senador Randolfe Rodrigues dijo que los escándalos iniciales de la administración Temer han contribuido a reunir más apoyo para su propuesta de realizar nuevas elecciones.
La agitación política y la investigación sobre corrupción que sigue su curso agriaron lo que debía ser la luna de miel de Temer: disminuyó el entusiasmo inicial de los inversores por el abogado constitucionalista de 75 años. El Ibovespa de Brasil fue el índice con peor desempeño en mayo, después de haber experimentado la tercera recuperación más grande en los cuatro primeros meses del año.

 


Ver comentarios