Torpederos de elite
Francisco Lindor, campocorto de los Indios de Cleveland. Carlos Correa, paracortos de los Astros de Houston. Archivo/La República
Enviar

Dos de los mejores campocortos del planeta exhibieron su talento en el Clásico Mundial de Béisbol, aunque uno de ellos (Correa), tuvo que mudarse a la tercera base, para poder ver acción como regular.

Francisco Lindor y Carlos Correa son los torpederos más destacados de Puerto Rico, de Latinoamérica y quizás de las Grandes Ligas.

Todavía son muy jóvenes. Lindor tiene 23 años de edad. Correa, 22. Forman, junto a Corey Seager la nueva generación de súper estrellas en la posición.

Pueden batear. Corren a buena velocidad. Tienen fuerza y brazos potentes. Pero lo mejor es que, además, poseen cuerpos atléticos y buenos guantes. Son los nuevos dueños del show.

Correa tenía 17 cuando fue tomado en la primera selección del draft colegial de 2012. Los Astros de Houston soñaban con verle convertido en la columna vertebral de la divisa durante muchas campañas. Ya lleva dos, y no ha decepcionado.

En cada torneo ha sacudido al menos 20 jonrones. En 2016, además, agregó 75 bases por bolas y 36 dobletes, sendos topes personales.

Por eso, su WAR fue 5.9, fantástico para un shortstop.

"Tengo una mente a prueba de balas", dijo hace semanas en una entrevista previa al arranque del Clásico Mundial de Béisbol.

"Él es tan notable como el que más", aseguró su manager, A.J. Hinch. "Es popular con los medios de comunicación, es popular entre los jugadores. Todo el mundo le pone atención. Tiene una presencia especial cuando sale al campo, se destaca sobre los demás".

Lindor, con su estilo, también sobresale. Era el tercer mejor prospecto del béisbol cuando en 2015 fue subido por los Indios de Cleveland y consiguió su primer hit en su juego de debut.

"No podía sentir los pies", rio entonces, cuando lo entrevistaron.

En 2016 no solo bateó para .301, con 99 anotadas y 30 dobles. Dio una muestra juvenil de talento polivalente, con 15 cuadrangulares y 19 bases robadas. No solo ganó el Guante de Oro, también se llevó el Guante de Platino al mejor jugador defensivo de la Liga Americana. Su WAR, igual de sobresaliente, fue de 5.7.

"Es un jugador muy talentoso, tanto con su bateo como con su defensa", sostiene su piloto, Terry Francona. "Y es un muy buen chico. Tiene cualidades de líder, y lo vamos a ver conforme vaya ganando experiencia. Va a cometer errores, porque es muy joven. Pero cuando falla, te escucha, te mira a los ojos y trata de no hacerlo de nuevo. Eso es calidad".

La gran carpa les dio la bienvenida del mejor modo. En 2015, Correa fue el Novato del Año en la Liga Americana y Lindor fue el segundo de la votación.

El béisbol está a sus pies. Son el orgullo de América Latina en la posición.

La región tiene su más nutrida representación en las paradas cortas. La mitad de los 30 equipos en las Mayores tendrá un torpedero nacido por debajo del Río Grande jugando a diario.

La lista incluye al venezolano Elvis Andrus, que terminó entre los 10 mejores bateadores de la Liga Americana, en 2016; a ganadores del Guante de Oro, como su compatriota Alcides Escobar y el curazoleño Andrelton Simmons; o al productivo arubeño Xander Bogaerts, quien durante buena parte del pasado torneo fue una bujía en la maquinaria de los Medias Rojas de Boston.

Los consagrados

Elvis Andrus (Venezuela, Rangers).
Orlando Arcia (Venezuela, Cerveceros).
Xander Bogaerts (Aruba, Medias Rojas).
Asdrúbal Cabrera (Venezuela, Mets).
Carlos Correa (Puerto Rico, Astros).
Aledmys Díaz (Cuba, Cardenales).
Alcides Escobar (Venezuela, Reales).
Freddy Galvis (Venezuela, Filis).
Adeiny Hechavarría (Cuba, Marlins).
José Iglesias (Cuba, Tigres).
Francisco Lindor (Puerto Rico, Indios).
Jorge Polanco (Rep. Dominicana, Mellizos).
Luis Sardiñas (Venezuela, Padres).
Jean Segura (Rep. Dominicana, Marineros).
Andrelton Simmons (Curazao, Angelinos).

Ver comentarios