Todo se soluciona con unos buenos impuestos
Enviar

Todo se soluciona con unos buenos impuestos…


Lo negativo de los impuestos es que no siempre son eficientes y la mayoría de las veces son injustos


Al mejor estilo latinoamericano, el presidente Obama acaba de solicitar a sus opositores republicanos que le ayuden a realizar una serie de cambios a la legislación impositiva, ya que es la única forma de reducir el temido déficit fiscal.
Este asciende a $3,7 billones (trillones en EE.UU.) y su estructuración no está preparada para asumir incrementos repentinos, como por ejemplo los asociados con el plan de salud.

No es la primera vez que el presidente norteamericano trata de aplicar estas medidas que para muchos son muy negativas ya que si bien los impuestos ayudan a financiar la operación del estado, muchas veces su utilización perjudica más que lo que ayuda.
Como todo en la vida, los impuestos tienen un lado positivo y uno negativo. El positivo es que son un medio para distribuir la riqueza de los particulares y compensar al estado por sus servicios lo cual tiene todo el sentido del mundo.
Lo negativo de los impuestos es que no siempre son eficientes y la mayoría de las veces son injustos. Si bien los profesionales tributarios tratan por todos los medios de hacer que los impuestos se apliquen de manera equitativa, el problema es que en esa búsqueda se presentan ciertos incentivos negativos.
Un impuesto que haga que los que más ganan paguen más impuesto, si bien suena justo, muchas veces no lo es ya que se puede percibir como que el Estado está castigando al que es más eficiente o al que asume más riesgo. Lo mismo ocurre con el empresario, este tiene que pagar más que el particular, porque gana más dinero, pero acaso alguien ha tomado en cuenta el riesgo que asumió.
Usted puede o no estar de acuerdo con los planteamientos anteriores y aún así no resolver el problema de fondo que es financiar las necesidades de dinero del estado.
El efecto directo de los impactos negativos de los impuestos se presenta en la evasión, cuando las cargas fiscales son percibidas en exceso los contribuyentes suelen buscar mayores formas para disminuir su exposición a la tasación fiscal.
El mayor problema con la evasión es que requiere que los estados establezcan mayores controles y por ende en países tales como Estados Unidos, esos controles suelen tener dejos de fiscalización represiva.
No es fácil para el presidente Obama tomar una decisión en este sentido; a diferencia de los líderes latinoamericanos que casi siempre han subido los impuestos sin mirar las consecuencias y de esto los Estados Unidos tienen largas historias que contar.
Es obvio que si Obama logra el apoyo, los mercados se verán golpeados, porque el impuesto reduce la ganancia a los inversionistas lo que tampoco es muy bien visto.
Quizás, se vea en la necesidad de aplicar lo que siempre le han recomendado a América Latina… Reducir su gasto fiscal.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]


Ver comentarios