Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



CÓDIGO TECNO


Todo flexible, hasta las pantallas

| Miércoles 09 octubre, 2013




Todo flexible, hasta las pantallas

Samsung y LG lanzarán dispositivos con pantallas curvas, paso necesario hacia la ropa inteligente

Anteojos conectados a Internet, relojes pulsera inteligentes, tecnología en cada parte de nuestro cuerpo. Si los analistas del mercado tecnológico no están tan errados, en los próximos años la ropa inteligente será un hecho, y marcharemos por el mundo portando uno o más de estos artefactos.

Pero la “computación de vestir” será posible solo si la industria avanza en tres líneas de investigación y desarrollo: la realidad aumentada (es decir, la posibilidad de obtener información al instante a partir de las imágenes capturadas con una cámara); el reconocimiento de miradas y de gestos corporales, y las pantallas flexibles.
Las dos primeras de estas tecnologías maduran a buen ritmo. Por un lado, hay cada vez más aplicaciones de realidad aumentada para celulares y tabletas, y ya se están desarrollando las primeras para los anteojos Google Glass. Por otro lado, el reconocimiento de miradas y de gestos empieza a ser norma dentro de los celulares de última generación, como el Samsung Galaxy S4 o el Moto X (de Motorola y Google) que responde directamente a los requerimientos de sus dueños.
Pero la que viene un poco más remolona es la tercera de estas tecnologías: las pantallas flexibles. Aunque para estos días se esperan novedades. Las empresas coreanas Samsung y LG anunciaron que muy pronto lanzarán dispositivos con pantallas curvas, algo así como el eslabón que las conecta con las futuras pantallas flexibles.
En el caso de Samsung será a través de su dispositivo Galaxy Note 3 (de 5,7 pulgadas). Una nueva versión de este equipo vendrá equipada con pantalla curva, similar al prototipo que esa empresa había mostrado a principios de año.
LG, por su parte, presentará el celular G Flex, que también incorpora una pantalla en forma curvada.
Si bien las pantallas curvas de estos dispositivos serán rígidas en su estructura (son placas del tipo AMOLED a la que lograron curvar en sus laterales), se trata del primer paso hacia tecnologías y sistemas realmente flexibles. Las compañías se encargan de subrayar que marchan hacia este otro concepto.
Ahora, ¿para qué comprar hoy una pantalla curva? Samsung y LG aseguran que estos equipos son ergonómicamente más amigables: se adaptan mejor a la cara de los usuarios. Además, la forma curva ofrece mayor resistencia a golpes y caídas, dicen.

Los coreanos no están solos en este tipo de desarrollos. En 2010 Sony fue el primero que consiguió realizar, en laboratorio, un prototipo de pantalla flexible. Un año después, la finlandesa Nokia exhibió su propio prototipo de celular con el mismo tipo de pantalla. También hay desarrollos de la empresa especializada holandesa Polymer Vision, que está detrás de esta quimera desde hace varios años.
Para muchos analistas, estas primeras pantallas flexibles no moverán el amperímetro del mercado de celulares. Por ahora son posicionamientos de marketing: la forma de demostrar que se tiene buena investigación y desarrollo. Y que se llega primero, incluso antes que el mayor contrincante. El de la manzana mordida.

Por Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina