Todas las empresas pueden aspirar a la excelencia para asegurar su éxito
Enviar

El hecho de que una empresa sea pequeña (término de todas maneras bastante relativo) no significa que no merezca prácticas y equipos de alto nivel para poder alcanzar resultados excepcionales. Cuando WhatsApp fue vendido a Facebook en $19 mil millones, contaba solamente con 55 empleados. Cuando Instagram fue comprado en mil millones, tenía 11 empleados. Esto nos permite tener una noción de lo que algunas empresas pueden lograr con un equipo pequeño de personas. ¿Cómo?

El líder debe modificar su pensamiento
Lo primero es que sus líderes abandonen el síndrome del pequeño y tomen consciencia de que sus empresas merecen prácticas de alto nivel. Crear una buena estrategia de negocio, un diseño organizacional adecuado para lograr más con menos y, sobre todo, un equipo humano cuidadosamente seleccionado y apoyado, son la clave para elevar la empresa al nivel de "clase mundial".

Para merecer, hay que esforzarse
Tener viva una empresa es de por sí un gran logro, pero alcanzar resultados grandiosos es posible solamente cuando los equipos hacen el esfuerzo de trabajar de forma excepcional, con profesionalismo, mejores prácticas y excelencia. Así se construye el mérito, y el mérito se premia. Lo premian los clientes, los accionistas, los proveedores y los colaboradores.
Las empresas pequeñas que se esfuerzan, reciben el reconocimiento de sus clientes, quienes las recompensan con su lealtad, referencias y promoción de la buena reputación. Gracias al mérito, las empresas también consolidan el apoyo de sus accionistas y posibles inversionistas, pues aumenta la confianza en que los recursos depositados en la empresa multiplican su impacto y su valor. Además, reciben el reconocimiento de los colaboradores, en forma de lealtad, excelencia, compromiso y resultados.

Querer es poder
Por supuesto que una pequeña empresa no siempre cuenta con los recursos internos necesarios para implantar esas mejores prácticas. Pero hoy en día eso no debe ser una limitante, dada la gran variedad de posibilidades que existen para colaborar, externalizar, subcontratar y resolver necesidades de forma innovadora, creativa y eficiente. Los recursos son enormes, pero hay que querer hacer el esfuerzo y trabajar para merecer los resultados.

Ver comentarios