Enviar
Martes 12 Diciembre, 2017

TLC impulsará los lazos de Corea y Costa Rica más allá del intercambio comercial

Pronto se suscribirá el Tratado de Libre Comercio entre Corea y Centroamérica, incluido Costa Rica. Ante esta oportunidad, resulta importante pensar en opciones para aprovechar este acuerdo, más allá de la exportación e importación de productos.

Es conocido para muchos que el mercado coreano es muy atractivo, considerando que abarca 50 millones de habitantes con un PIB per cápita que roza los $27.538,81 USD (FMI, 2016), por esta razón, muchos costarricenses tienen interés en vender sus productos en mi país.
Corea ya tiene un TLC con Chile, Perú y Colombia, este nuevo acuerdo será el cuarto establecido con Latinoamérica, lo que pone en evidencia el interés coreano en el potencial de la región.

Existen casos de éxito generados de los acuerdos mencionados que pueden servir de excelentes ejemplos para los costarricenses. Uno de ellos es el del vino chileno, conocido por su alta calidad, que ha logrado conquistar el mercado coreano alcanzando alrededor de 8 millones de botellas vendidas desde la firma del acuerdo, tan solo el vino chileno 1865 vendió cerca de 4 millones de botellas. Se ha popularizado tanto, que algunos comentan que quien no conoce el vino Montes no es coreano, este inclusive ha llegado a mercados tan exclusivos con los golfistas coreanos que disfrutan del 1865 por la metáfora alusiva a su deporte (nota de 65 en una ronda de 18 hoyos).

Aun cuando en Costa Rica la producción de vino no es tan alta, hay buenas noticias para los ticos, especialmente cafetaleros, pues tal y como el vino, en Corea no se produce nada de café, pero sabemos que la cantidad de vasos de cartón utilizados en el año 2016 en Corea llegó a 16.600 millones. Nadie puede decir con certeza en qué se utilizaron, pero se puede suponer que por lo menos el 70% fue para tomar café. De hecho, existen datos que indican que Seúl es la ciudad con más cafeterías por hectárea en todo mundo: un gran nicho para el café costarricense.

Existen grandes oportunidades comerciales para productos ticos como el café, la piña, la papaya y varios productos manufacturados. No obstante, hay que pensar más allá del rol del TLC como facilitador comercial. Existen otras alternativas igual de atractivas que pueden convertirse en excelentes oportunidades de negocio, tal como nuevos planteamientos que generen ganancias al mediano y largo plazo, por ejemplo la atracción a la inversión, la cooperación enfocada en pymes e industria y la proyección de un hub internacional de infraestructura y servicios que convierta a Costa Rica en un centro de transporte de pasajeros y carga en Latinoamérica y en anfitrión de conferencias de alto nivel en temas de ambiente, turismo, logística, servicios, entre otros.

Las joint ventures son también una gran oportunidad para Costa Rica, pues se generarían buenos trabajos, transferencia tecnológica y valor agregado por medio de alianzas comerciales estratégicas que lleguen a complementar los objetivos de cada país.

Las oportunidades son amplias, la clave está en conocer más de las culturas y sobrepasar la barrera del idioma para identificar los puntos de acceso al mercado coreano con una oferta más allá de los productos y alimentos.

Considero muy necesario para Costa Rica y Corea el pensar y plantear iniciativas de políticas que sirvan para aprovechar aún más el TLC adicional al comercio de bienes y que traiga beneficios para ambas naciones. El TLC a suscribirse pretende fortalecer los lazos entre Corea y Costa Rica y a la vez mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Young Wook Chun
Embajador de la República de Corea en Costa Rica