Humberto Pacheco

Humberto Pacheco

Enviar
Martes 12 Enero, 2016

 Costa Rica se merece que le corten las anacrónicas amarras que frenan su crecimiento

TROTANDO MUNDOS

Ticos, Año Nuevo, Vida Vieja

Para un extranjero objetivo se hace imposible creer que todas las manifestaciones en contra de la fiesta permanente de RECOPE no significaron nada; que el ICE sigue orondo y lirondo manejando sus asuntos (convertidos en los asuntos personales de un puñado de [email protected] y sindicalistas por fusión simbiótica) entre corruptas bambalinas; que el factor más importante de la economía costarricense, el energético, con precios jamás imaginados del petróleo, sigue cautivo de los intereses de unos pocos.
Súmese a esto que por otros intereses que se le agregan a los descritos, las riquezas petroleras y de gas del país siguen frenadas por el Gobierno y las energías geotérmica y eólica siguen restringidas por el ICE y alejadas del sector privado internacional experto, para salvaguardar sabe Dios que oscuras maniobras de RECOPE y del ICE.
A pesar de que las enseñanzas probadas del experto Roberto Dobles y el ejemplo de países ambientalistas enormemente exitosos como Noruega y Austria, han demostrado la viabilidad limpia y la producción de riqueza que estas energías significan, el pueblo y la industria siguen de rodillas ante los exorbitantes precios de la energía.
Con una visión distante desgravada, no podríamos sentirnos más frustrados. Viajando del aeropuerto hacia Viena, los enormes tanques de petróleo en proceso limpio, a escasos kilómetros de la ciudad, nos causan una tristeza enorme al contrastarlos con nuestro país.
No es posible que el Señor Presidente, por muy ocupado que esté en otras cosas, no sé de cuenta del freno de avión Airbus 380, del ancla de transatlántico, que el presente estatus quo significa para Costa Rica, ni lo fácil que sería corregirlo.
Podría empezar por cerrar RECOPE y enviar un par de firmas prestigiosas de auditores a destapar el miasma y poner en evidencia la pus en el ICE, de la que un diputado allegado a la institución hace meses publicó una pequeña muestra.
Costa Rica se merece que le corten las anacrónicas amarras que frenan su crecimiento. Que haya quien tenga el patriotismo de hacerlo…

Lic. Humberto Pacheco A., M.C.L.

 

[email protected]