Enviar
MUSICA
“The Joshua Tree” de U2 cumple 25 años

De la velocidad del punk pasaron en este álbum a otro ritmo más melódico, sobre el que influyó la guitarra de The Edge, creador del característico sonido de la banda

Una relación de amor y odio con Estados Unidos llevó al grupo irlandés U2 a crear uno de los álbumes de rock más importantes de la historia de la música, “The Joshua Tree”, un trabajo que 25 años después sigue fascinando.
En tono profético, la revista musical británica NME lo avisó antes de que el 9 de marzo de 1987 saliera a la venta el quinto disco de estudio de una banda formada por cuatro dublineses veinteañeros.
“The Joshua Tree será el mejor y más valiente álbum de todos los que aparecerán este año”, predijo la publicación sobre un disco que lanzó al estrellato a U2 con temas como “With or without you”, “Where the streets have no name” y “I still haven't found what I'm looking for”, todo un himno para una generación.
Solo un mes después del lanzamiento, Bono (Paul Hewson), The Edge (David Evans), Adams Clayton y Larry Mullen eran portada de la revista Time, compartiendo primera plana con Mijaíl Gorbachov.
“The Joshua Tree” iba a llamarse “Las dos Américas” en referencia no solo a la diferencias que separaban al norte y sur, sino a las que se daban en el país del dólar, donde viven más de 30 millones de descendientes de irlandeses.
A Bono, cantante y letrista, lo influyeron los escritores Norman Mailer, Flannery O’Connor y Raymond Carver, así como los sonidos y mensajes de músicos como Bob Dylan, Bruce Sprinsgteen y Lou Reed.
Los viajes de Bono a Centroamérica y Africa en esa época acabaron por convencerlo de que el colonialismo británico en Irlanda del Norte, que había denunciado con el mítico tema “Sunday Bloody Sunday”, había sido sustituido por la “peligrosa” política exterior estadounidense.
Los bombardeos en El Salvador o la represión en Chile lo llevaron a escribir “Mothers of the Disappeared”, que reflexiona sobre los horrores provocados por Pinochet con permiso de Washington.
El grupo volvió a componer estructuras musicales más convencionales y decidió, además, beber de otras fuentes, como el blues o el folk.
De la velocidad del punk de sus inicios también se pasó a otro ritmo más melódico, sobre el que influyó especialmente la guitarra de The Edge, creador del característico sonido con el que se identifica a U2.

Dublín / EFE
Ver comentarios