Enviar
El estado de al menos diez puentes que requieren reparaciones no ha sido revisado por el MOPT tras el sismo del jueves
Terremoto pone en jaque puentes nacionales

• Infraestructura de telecomunicaciones y alcantarillado también presenta graves daños

Carlos Jesús Mora y Natasha Cambronero
[email protected] /[email protected]

Ya han pasado tres días después del terremoto de 6,2 grados que sacudió al país y el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) no ha prestado atención al estado de diez puentes a lo largo del territorio nacional que han sido reportados en mal estado.
Hasta el momento los equipos técnicos y las cuadrillas del MOPT se han centrado en las rutas y puentes de la zona del desastre, postergando la revisión de diez puentes que figuran en mal estado en un análisis de las estructuras elaborado por la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA).
Estas diez estructuras se encuentran a lo largo de las carreteras Interamericana Norte y Sur, Guápiles-La Cruz, Braulio Carillo y Guadalupe-San José.
“De momento estamos centrándonos en la zona del desastre, todos los puentes a lo largo del territorio nacional están abiertos”, aseguró Karla González, ministra del MOPT, quien adujo además que preliminarmente se han cuantificado daños en la red vial por $12 millones.
Entre tanto la infraestructura de telecomunicaciones, y alcantarillado y agua potable también se ha visto seriamente afectada por el terremoto.
La planta hidroeléctrica Cariblanco, ubicada en Sarapiquí, Heredia, presenta graves daños a raíz del sismo y estará fuera de operación al menos durante un año, explicó Pedro Pablo Quirós, presidente ejecutivo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).
La suspensión de la planta provocará que el ICE consuma más combustibles, ya que esta generaba 82 kilovatios. La situación podría traducirse en un incremento en las tarifas eléctricas.
Gran parte de la red eléctrica en sitios como Vara Blanca y Cinchona también sufrió importante daños, dijo Quirós, quien sobrevoló la zona afectada ayer.
El sismo dejó sin electricidad a 13.300 abonados en las cercanías del epicentro. Hasta el momento se ha podido reestablecer el fluido a 11.700 usuarios. Se espera que a 1.100 de los 1.600 que se encuentran sin energía se les suministre este fin de semana.
Sin embargo, al menos 500 familias de la localidad de Cinchona, deberán esperar hasta que se vuelva abrir el paso terrestre, ya que los derrumbes y la falta de acceso dificultan el ingreso de las cuadrillas a esta comunidad.
En las localidades de Vara Blanca y Cariblanco, donde no se ha podido restablecer la cobertura celular, se instalarán conexiones terrestres y telefonía gratis para los habitantes.
En lo que respecta al agua potable, 28 mil personas en las zonas de Toro Amarillo, Chinchona y Fraijanes se encuentran sin este servicio, informó Ricardo Sancho, presidente ejecutivo del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AYA).
En el transcurso de la semana entrante el servicio se restablecería, mientras tanto cinco camiones cisternas abastecen a los vecinos.
En los puertos del país no se reportan daños tras el terremoto, las terminales portuarias del Caribe y del Pacífico trabajan con normalidad.
“Los puertos en Limón están funcionando con normalidad, el sismo no ocasionó atrasos en el atraque de buques ni en la entrega de mercadería”, dijo Danny Morris, gerente portuario de la Junta Administradora de Puertos de la Vertiente Atlántica.



Ver comentarios