Logo La República

Lunes, 22 de abril de 2024



BBC NEWS MUNDO


BBC Logo

Terremoto en Turquía | “Una noche caminamos edificio por edificio y era impresionante escuchar: 'aquí hay 20 muertos, acá hay 14'”: el duro testimonio de una rescatista mexicana

Margarita Rodríguez - BBC News Mundo | Miércoles 22 febrero, 2023


Pola Moffitt en una zona devastada por el terremoto en Turquía el 6 de febrero
Cortesía: Topos Adrenalina Estrella
Pola Moffitt en una zona devastada por los dos terremotos del 6 de febrero.

"Había momentos en los que me quería quebrar, quería llorar".

"De todas las operaciones en las que he participado esta ha sido definitivamente la más fuerte, la más impactante, la más difícil", dijo Pola Moffitt sobre su experiencia como rescatista tras los terremotos que sacudieron Turquía el 6 de febrero.

"Yo llevo 37 años en esta actividad", indicó la coordinadora operativa de Topos Adrenalina Estrella, una organización no gubernamental mexicana.

Moffitt nos habló el pasado lunes 20 de febrero desde Adana, ciudad ubicada en el sur del país.

Venía de Hatay, una de las zonas más devastadas por los terremotos que asolaron el sur de Turquía y el norte de Siria el 6 de febrero y que dejaron al menos 44.000 muertos.

Horas después de nuestra conversación, otro terremoto sacudió la ciudad de Antakya, capital de la provincia de Hatay.

El temblor de magnitud 6,4 dejó al menos seis muertos, según informaron las autoridades.

Moffitt lideró en Hatay al equipo de cinco rescatistas que su organización había enviado hacia dos semanas.

"Todavía no terminamos de digerir esa experiencia", contó.

"Han sido cientos de edificios los que hemos visto totalmente colapsados".

"Agujas en un pajar"

"Hemos estado trabajando en las labores de búsqueda y de rescate, con cámaras térmicas, con sistemas digitales para audio, con todo tipo de tecnología, buscando vida, y la verdad es que era como buscar agujas en un pajar".

Rescatista en la oscuridad
Cortesía: Topos Adrenalina Estrella
Topos Adrenalina Estrella es una organización que está conformada por voluntarios, un grupo de ellos viajó a Turquía.

"Se han perdido muchísimas vidas, lamentablemente, y no porque no haya llegado personal a tiempo, sino porque las situaciones técnicas para los rescates eran muy complicadas", lamentó.

"Una noche caminamos con una cámara térmica edificio por edificio, casa por casa, para detectar vidas y era impresionante escuchar: 'aquí hay 20 muertos, acá hay 14, acá 8'".

Moffitt se refería a lo que iban informando las personas que estaban a cargo de las cámaras térmicas, ellas eran las que analizaban las imágenes que iban captando, entre los escombros, con esos dispositivos.

"Esa noche, en la penumbra total, con apenas una luz de una lámpara, caminábamos prácticamente a oscuras sobre esa zona de Hatay y era terrible escuchar esa descripción.

"Y así fueron cuadras enteras o bloques de una calle completa escuchando eso y creo que fue de lo más impactante".

Pero también era "muy gratificante" que al final de los días sus traductoras les contaban sobre los rescates que otros grupos habían conseguido: "Nos decían: 'hoy salió un niño de 15 años', 'hoy salió una niña'".

"Era como parte del equilibrio para mantener la esperanza. Por supuesto que nuestro eslogan dice: 'Salvamos vidas y rescatamos esperanza', y en ese proceso estábamos también rescatando nuestras propias esperanzas con el deseo de encontrar vida".

Indicó que ha sido una labor titánica la de los equipos de rescate turcos y de diferentes países, así como también la de los operadores de las máquinas para levantar los escombros.

La participación de México

Tras conocerse lo sucedido en Turquía, varios países enviaron equipos de rescate y de asistencia al país.

En cuestión de horas, México aportó socorristas y perros entrenados (binomios caninos) de diversas entidades, entre ellas de la Cruz Roja, de la Secretaría de Marina y de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Socorristas de México y EE.UU. en la ciudad de Antakya el 11 de febrero
Nicholas Muller/SOPA Images/LightRocket via Getty
En esta foto del 11 de febrero se ve a socorristas de México y EE.UU. en la ciudad de Antakya.

Un contingente de la organización no gubernamental Brigada de Rescate Topos Tlatelolco, cuyo nacimiento se remonta al terremoto que azotó México en 1985, también estuvo desplegada en la zona del desastre, como informaron en su cuenta de Twitter.

Topos Adrenalina Estrella, que surgió como una iniciativa de la sociedad civil y cuyos miembros son voluntarios, también se unió a los esfuerzos.

"Cuando nos llegó la información sobre el terremoto, hicimos una evaluación y vimos que se iban a necesitar muchas manos", señaló Moffitt.

El lunes 6 de febrero, día de los terremotos, hicieron los trámites oficiales requeridos y el martes, viajaron a Turquía.

Moffitt y su equipo llegaron a Estambul y ese mismo martes volaron a Adana y desde ahí fueron transportados en helicóptero a Hatay.

"Desolación"

"La visión cuando entro [a Hatay] es que todo estaba abajo, caído, los edificios que quedaron en pie estaban afectados, pero también me asombró no ver la gente afuera de los edificios, tal vez acostumbrada, como en algunos otros países de Centroamérica, en mi mismo país, a que la gente estaba ahí, los familiares de las víctimas, los voluntarios".

Edificios caídos en Hatay
ERDEM SAHIN/EPA-EFE/REX/Shutterstock
Hatay en una foto del 21 de febrero.

"Aquí las calles estaban desoladas, había zonas totalmente desoladas, muy lóbregas. Obviamente estábamos sin luz, pero podíamos ver los cuerpos de emergencia trasladándose.

"Fue muy impactante, todavía no sé cómo voy a terminar de procesar toda esta información, todas estas vivencias", expresó.

Muchos factores pudiesen explicar esa primera imagen que tuvo Moffitt al llegar a Hatay, "fue un conjunto de circunstancias", señaló.

Cree que muchas personas estaban debajo de los escombros, pero también que la desesperación hizo que muchos habitantes salieran huyendo de la ciudad en busca de refugio en localidades cercanas.

"Salieron como pudieron".

Una foto

Una vez pasada esa primera impresión, la rescatista recuerda que la población que se quedó y las personas que entraron a ayudar los recibieron a ellos y a todos los equipos internacionales con "esperanza".

"Nos decían: '¡qué bueno que vinieron, qué bueno que están aquí!', 'ojalá y puedan hacer algo por mi familiar'".

Pola Moffitt con su equipo
Cortesía: Topos Adrenalina Estrella
Moffitt y sus colegas en plena misión.

Incluso personas que no tenían parientes entre las víctimas los paraban en las calles para agradecerles su presencia.

"En ese momento, la gente no se siente sola. Fue un apoyo moral el que le dieron todos los países al llegar aquí y unir sus corazones y sus manos para los rescates".

El equipo de Moffitt no pudo sacar a nadie con vida entre los escombros. "Mi equipo no fue bendecido con vida".

"Sí fuimos llamados a misiones donde decían: 'Aquí hay una persona viva, aquí hay dos', pero lamentablemente para los familiares y para nosotros no tuvimos esa bendición.

"A pesar del dolor, la tristeza, la pérdida, el agradecimiento es infinito de las personas que apoyamos.

"Un señor que perdió a su esposa le dijo a mi compañero: 'Tómense una foto conmigo porque los voy a tener presentes para orar por ustedes toda la vida'", contó.

En el caso de ese señor, toda la familia logró salir de la casa, excepto su esposa.

"El cuerpo de ella lo logramos recuperar".

Expresión de amor

Moffitt contó que de acuerdo con las tradiciones turcas una forma de honrar a alguien es besándole la mano, y eso fue precisamente lo que ese señor hizo con ellos.

Esta imagen del 19 de febrero muestra a rescatistas de Senegal, México y Turquía en Hatay.
Burak Kara/Getty Images
Esta imagen del 19 de febrero muestra a rescatistas de Senegal, México y Turquía en Hatay.

"Para mí fue una sorpresa, la máxima expresión de agradecimiento y de amor que he podido vivir, ver, tener en Turquía".

Y en ese momento la rescatista reflexiona sobre cuán importante es para muchos familiares poder recuperar los cuerpos de sus seres queridos.

"Hay culturas en las que es como la otra parte de la vida, es como completar ese ciclo, de llorarle, de iniciar ese proceso de duelo que toda la familia comparte.

"En América Latina somos mucho de tener el cuerpo y decir: 'aquí estás, ya te puedo rezar'. Igual para los turcos.

"Nosotros hicimos lo más humanamente posible por apoyarlos en ese aspecto, si la misión no era positiva y había que sacar una víctima, era el mismo ánimo, el mismo trabajo, la misma entereza.

"El respeto por sobre todo".

El recuerdo de Haití

Moffitt ha participado en varias operaciones de socorro no solo en terremotos, sino en huracanes, tormentas y otro tipo de desastres en México y en países como El Salvador, Chile, Perú, Guatemala y Ecuador, así como en Filipinas, Japón, Indonesia y Estados Unidos (en las Torres Gemelas).

Campamento con damnificados del terremoto de Haití
Kim Badawi/Getty Images
El terremoto de Haití del 12 de enero de 2010 dejó miles de personas sin vivienda. Esta imagen es del 9 de febrero de 2010.

"Comparo lo que sucedió en Turquía con el [terremoto] de Haití por la cantidad de fallecidos, de destrucción, de viviendas colapsadas y afectadas y por el número de familias desplazadas", señaló Moffitt.

La rescatista se refiere al feroz terremoto que sacudió Haití en 2010.

Cerca de 200.000 personas murieron, más de 300.000 resultaron heridas y gran parte de Puerto Príncipe y de las ciudades cercanas quedaron en ruinas.

Más de un millón y medio de haitianos quedaron sin hogar.

"Allí, tuvimos la bendición de rescatar a ocho sobrevivientes, ocho bendiciones", evocó.

Al equipo de Moffitt se sumó un sobreviviente del terremoto de Turquía de 1999, en el que murieron más de 17.000 personas.

"Un voluntario de aquí que se nos unió para apoyar vino a hacer su parte como otros lo hicieron en su tiempo para rescatarlo".

"Firme"

Como líder de su equipo en Turquía, Moffitt sentía una triple presión emocional.

Foto de Hatay del 20 de febrero
REUTERS/Eloisa Lopez
Imagen de la provincia de Hatay del 20 de febrero.

"Fue trabajar mucho conmigo misma para mantenerme firme, porque había momentos en los que yo me quería quebrar, quería llorar", contó.

Y tras una breve pausa en su relato, continuó: "Era muy difícil".

"Se trataba de restarle tiempo a la frustración, yo tenía que estar firme para infundirles ánimo a los compañeros y que tuviéramos un pensamiento colectivo de esperanza".

Y no solamente frente a sus colegas y las traductoras, quienes eran tres que se iban turnando y que fueron "fundamentales" en su misión.

También era importante "transmitir lo necesario a los familiares y a quienes estaban trabajando en los escombros con nosotros. Era necesario mantener la entereza".

"Nos vamos con muchos amigos, nos vamos satisfechos de haber hecho nuestro mejor esfuerzo y nos vamos con la esperanza de compartir lo que está sucediendo en Turquía".

La partida

El domingo, las autoridades turcas anunciaron que finalizaban los esfuerzos de búsqueda y rescate en las provincias afectadas por el terremoto, excepto en dos.

"Continúan en las provincias de Kahramanmaraş y Hatay", informó el jefe de la Agencia de Ayuda para Desastres, Yunus Sezer.

La última vez que me comuniqué con Moffitt iba de camino al aeropuerto de Adana, pues su equipo, como muchos otros, se han estado desactivando. Varios ya regresaron a sus países.

Se lleva "varias enseñanzas". Una de ellas es ver cómo los jóvenes están "ayudando en todo".

"Yo creo que la principal reflexión, y llevo 37 años haciendo hincapié en eso, es que nadie debe morir por no saber qué hacer en caso de un sismo.

"Todos debemos involucrarnos en los planes familiares sobre qué hacer en caso de un sismo.

"En todos los países a los que llegue esta nota y que tengan actividades sísmicas importantes, la reflexión es no bajar la guardia.

"Asegurar también, a través de la gestión del riesgo, su propiedad. Todo es prevención, es lo que menos se ve, pero la prevención puede ser lo que salve tu vida".

Este martes le escribí a su traductora para saber cómo están tras el sismo del lunes.

Me contó que están bien y que en la noche del lunes habían llegado a Estambul.

El próximo destino será su hogar, en México.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC Logo Footer




© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.