Termómetro de poder
Enviar
Termómetro de poder
Supercopa medirá fuerzas entre los dos superpoderosos de la Liga de las Estrella

Tito Vilanova ante José Mourinho; Lionel Messi frente a Cristiano Ronaldo; el campeón de la Copa del Rey contra el monarca de España; Barcelona ante Real Madrid… mañana (2.30 p.m. hora de Costa Rica) el mundo retoma el clásico entre dos de los mejores equipos del planeta.
Para Mourinho el reto ya no será meterle el dedo en el ojo a Tito, como en aquel recordado incidente en la final de la Supercopa 2011, sino anotarles goles a los catalanes y vencer en su primer enfrentamiento al nuevo técnico barcelonés, en el juego de ida de la Supercopa, en el Camp Nou.

Como clásico, se espera un partido reñido aunque exento de presiones; más allá de un golpe de autoridad de uno sobre el otro, ninguno de los dos llorará por no tener el trofeo en sus vitrinas.
Se puede decir que este partido será el primer examen serio de Tito, quien camina con la sombra de los 14 títulos en cuatro años, obtenidos por su antecesor Pep Guardiola y deberá mostrar su mano desde el banquillo.
El principal antecedente de la temporada que apenas inicia es la jornada del pasado domingo; Barcelona apabullante, el Madrid con problemas, pero la diferencia de rivales (Real Sociedad y Valencia, respectivamente) hace que esto no sea un parámetro muy exacto para medir a ambos clubes.
Quizá, lo mejor a tomar en cuenta en favor de los azulgranas, es el hambre goleadora con que una vez más arrancó Messi, y el regreso de David Villa, el máximo goleador de la historia de la selección española, aunque es poco probable que sea de la partida, ya que apenas viene recuperando terreno, al igual que el camerunés Alex Song, el nuevo fichaje de los catalanes.
Del lado del Real Madrid, una ausencia sensible, Pepe, coraje y pundonor de menos ante la lesión del central merengue, tras sufrir un duro golpe en la cabeza cuando chocó con Iker Casillas, el pasado domingo. Su sustituto estará entre Raúl Albiol, que es el más posible, o el francés Rafael Varane. También se especula que el alemán Sami Khedira iría por “Lass”, y el brasileño Marcelo por el portugués Fabio Coentrao.
Messi augura un partido “complicado” ante un rival “experimentado” y considera que el empate del Madrid, del domingo no significa nada, porque los partidos de la Supercopa serán otra cosa. Lo que sí tiene claro el argentino es que, en Barcelona, “quiero seguir haciendo cosas importantes”.
Mientras tanto Ronaldo, que silenció el Camp Nou en el último clásico con el gol que certificó el campeonato para su equipo, expresó después del empate del domingo que “aún no estoy al cien por cien pero espero recuperar pronto el máximo nivel”.
Lo cierto es que como siempre, solo el clásico hablará del clásico y serán sus actores, para bien o para mal, quienes le pongan el sello a uno de los partidos más vistos en el mundo.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios