Temor azota mercados
Enviar
Wall Street cayó por primera vez desde 2003 por debajo de los 9 mil puntos
Temor azota mercados

Fondo Monetario Internacional advierte que el planeta está al borde de una recesión

Nueva York
EFE

La Bolsa de Nueva York cerró ayer con un descenso del 7,33% en el índice Dow Jones de Industriales y perdió, por primera vez desde agosto de 2003, la cota de los 9 mil puntos.
El Dow Jones de Industriales, el índice más importante de Wall Street, bajó 678,91 puntos (-7,33%) hasta 8.579,19 unidades, un año de
spués de que alcanzara su máximo histórico de 14.164,53 puntos.

El deterioro del Dow Jones se está produciendo con una rapidez que asombra a los analistas más veteranos de Wall Street, pues el pasado 26 de setiembre cerró por encima de los 11 mil puntos y el 3 de octubre por encima de las 10 mil unidades.
La gran volatilidad que hay en el mercado hizo que, entre la campanada que marca el final de la sesión regular de la Bolsa de Nueva York y el cierre definitivo, el indicador del Dow Jones perdiera casi un 1% más.
El mercado Nasdaq, donde cotizan la mayoría de las empresas de tecnología e informática, perdió 95,21 puntos (-5,47%) hasta 1.645,12 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 retrocedió 75,02 puntos (-7,62%) hasta 909,92 unidades, un año después de que alcanzara un récord de 1.565,15 puntos.

El índice compuesto NYSE, que agrupa todos los valores cotizados en la Bolsa de Nueva York, bajó 496,39 puntos (-7,87%) hasta 5.809,96 unidades.
De este modo, los principales índices de Wall Street cerraron por séptimo día consecutivo en rojo.
El Dow Jones y el S&P 500 han bajado un 39,4 y un 41,8% respectivamente, desde que el 9 de octubre de 2007 alcanzaran sus máximos históricos.
El optimismo con el que comenzó la jornada, por unos resultados de IBM mejores de lo esperado, se esfumó pasada la media sesión por el miedo de los inversores a que la crisis crediticia puede arrastrar a la economía mundial a una recesión y por la preocupación por la salud del sector automovilístico estadounidense.
Las acciones de General Motors fueron las que más bajaron en el Dow Jones al perder un 31,11% de su valor y cerrar a $4,76, un nivel que no se veía desde la década de 1950, después de que Standard & Poor’s pusiera al fabricante en observación para una posee rebaja de su calificación.
Los títulos de su competidor Ford descendieron un 21,8% hasta los $2,08.
Esta situación ha despertado p
reocupación a nivel mundial.
El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, dijo que el planeta está al borde de una recesión que sólo se puede combatir con acciones conjuntas y con la inyección de dinero en la banca.
Las economías avanzadas apenas crecerán el próximo año, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), mientras que el mundo se expandirá un 3% gracias a las naciones en desarrollo.
“Estamos al borde de una recesión global”, alertó Strauss-Kahn en una rueda de prensa previa a la asamblea anual de ese organismo y el Banco Mundial, en la que los ministros de Economía de todo el mundo intentarán encontrar una respuesta colectiva al problema.
El ex ministro francés instó a los gobiernos a usar todas las herramientas a su disposición, monetarias, fiscales y financieras, para combatir una crisis como no se ha visto desde principios del siglo pasado.
Enfatizó que lo más importante es restablecer la salud de la banca en el mundo desarrollado, que en Estados Unidos y otros países guarda su capital en lugar de prestarlo por miedo a que los créditos no sean devueltos.
“No hay forma de encontrar una salida sin suficiente recapitalización de las instituciones financieras”, dijo Strauss-Kahn.
Esa posición significa, en la práctica, que los gobiernos deberán inyectar dinero a los bancos, pues actualmente no hay fuentes privadas dispuestas a invertir en ellos, confirmó a Efe una fuente del FMI.
Es algo que también tie
ne en mente el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, quien sopesa la compra de acciones del sector bancario.
En su rueda de prensa, Strauss-Kahn enfatizó que dado que la crisis financiera es global debe ser resuelta de forma colectiva.
El ex ministro francés se refirió específicamente a la Unión Europea, cuyos miembros han sido incapaces de ponerse de acuerdo sobre un plan de acción conjunto porque algunos países, como Alemania, se niegan a colocar dinero propio para apoyar a bancos de otras naciones.
“Insto a los países de la Unión Europea a trabajar juntos. No existe una solución nacional a una crisis como ésta”, dijo Strauss-Kahn. “Las acciones solitarias deben evitarse e incluso condenarse”, añadió.
Además, señaló que “todos los países que tengan posibilidad de adoptar un estímulo fiscal deberían hacerlo”. También valoró positivamente la bajada colectiva de tasas de interés llevada a cabo el miércoles por los principales bancos centrales del mundo.
En todo caso, afirmó que las medidas macroeconómicas deben combinarse con un plan de acción en el terreno financiero, que haga que los mercados de crédito vuelvan a funcionar.
“La confianza es lo primero que tenemos que restablecer”, dijo Strauss-Kahn.


Ver comentarios