Enviar
Presidentes del istmo insisten en que la Unión Europea no condicione el Acuerdo de Asociación a la resolución de diferencias sensibles en la región
Temas políticos agudizan acuerdo con Europa

• Centroamérica abogará por que los europeos establezcan un fondo en el BCIE para financiar proyectos en el istmo

Carlos Jesús Mora
Colaboró con esta información el periodista Israel Aragón
[email protected]

El pilar político del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE) se ha convertido en uno de los puntos más sensibles de la negociación.
La región centroamericana insistirá ante la UE en que no se condicione el avance de las negociaciones del Acuerdo de Asociación ni el acuerdo comercial como tal, a la resolución de divergencias políticas entre los países del istmo, las cuales se remontan a varios años atrás.
Asimismo, pedirá que se respete la institucionalidad de cada país respecto a decisiones amparadas en sus respectivos marcos jurisdiccionales.
Los cinco presidentes d
e Centroamérica cuyos países están negociando el Acuerdo de Asociación coincidieron ayer en que insistirán ante Europa en “que se respete el ordenamiento jurídico de cada país”, esto tras el encuentro que sostuvieron ayer en la Casa Presidencial.
El tema del respeto a la institucionalidad y ordenamiento jurídico viene a colación tras las insistencias que en los últimos meses ha hecho la UE en relación a que todos los países del istmo adopten el Estatuto de Roma —no suscrito por, El Salvador, Guatemala y Nicaragua— y el mecanismo de la Unión Aduanera.
De igual forma los europeos han hecho hincapié en la necesidad de que se cree una dependencia para la solución de conflictos y que todos los países eliminen la pena de muerte.
En ambos casos, Costa Rica se ha opuesto a integrarse a la Corte Centroamericana de Justicia para recurrir a esta entidad pa
ra la solución de controversias y Guatemala es el único país de la región que no ha abolido la pena de muerte.
“Centroamérica está en la misma sintonía y respetando las decisiones internas de cada país, estamos caminando de la mano, en este sentido pedimos el respeto de la Unión Europea”, aseguró Antonio Saca, presidente de El Salvador.

Entre tanto, el presidente de la República, Oscar Arias, aseguró que la preocupación de su Gobierno radica en “complacer a los europeos en la no proliferación de armas de destrucción masiva”, pero que su administración estaba dispuesta a ceder ante Europa en este sentido.
“Mi Gobierno ha adelantado mucho en la lucha contra la proliferación de armas químicas, biológicas y estamos a punto de entrarles a las nucleares, pero esa es una complacencia nuestra para los europeos, para que vean que estamos dispuestos a ceder en todos los campos”, enfatizó Arias.
Los presidentes expresaron su intención de que las negociaciones finalicen durante el primer semestre del próximo año, objetivo que ya respaldó Peter Mandelson, comisario económico de la Unión Europea, el mes anterior durante la segunda ronda de negociación en Bruselas.
La reunión de los
mandatarios centroamericanos se dio a un mes de que se inicie la tercera ronda de negociación del acuerdo con Europa, en la que ambas partes discutirán sus respectivas ofertas de acceso a mercados, que incluye los plazos de desgravación de los diferentes productos.
Este tema concierne a los equipos negociadores, sin embargo, debido a que el acuerdo incluye un pilar de temas políticos, se hace necesaria la participación de los presidentes. A ellos les corresponderá tomar decisiones relacionadas con la ratificación de tratados internacionales y atender temas de integración regional solicitados por Europa, en los que los aspectos políticos suelen ser los más difíciles de concordar.


Ver comentarios