Enviar

Se debe analizar bien la situación, para definir si lo que hace falta es mover dinero de unas instituciones a otras (ambas ineficaces hasta hoy), o si lo que se debe exigir es el buen funcionamiento del MOPT, que cuenta para eso con una significativa planilla que pagan los contribuyentes


Tema de las vías, a solución adecuada

El cierre de los ferrocarriles en su momento, significó para el país un aumento importante de la cantidad de transportistas de carga por nuestras carreteras y calles, puesto que de algún modo deben moverse las mercaderías que se exportan o se importan.
Esto, como es lógico, trajo un mayor deterioro a nuestras vías que, además, no fueron construidas para soportar esos pesos ya que la mayor parte del trasiego se hacía antes por tren.
Por otro lado, la inoperancia y malas administraciones hicieron que el MOPT, encargado de mantener en buen estado las carreteras se convirtiera en un ente burocrático ineficaz, dedicado a realizar concesiones que tampoco supo manejar bien. Las obras tardaron muchos años (décadas a veces) en convertirse en realidad.
Hoy los transportistas piden que se les dé más dinero a las municipalidades que, con muy pocas excepciones, también son ineficaces y no ejecutan sus presupuestos, para que sean ellas las que se ocupen de mantener en buenas condiciones las vías.
Se debe analizar bien la situación, para definir si lo que hace falta es mover dinero de unas instituciones a otras (ambas ineficaces hasta hoy), o si lo que se debe exigir es el buen funcionamiento del MOPT, que cuenta para eso con una significativa planilla que pagan los contribuyentes.
Por su lado, pareciera que las municipalidades deberían capacitarse para hacer bien el trabajo que hoy tienen a cargo (mucho del cual queda sin hacer), antes de asumir nuevas responsabilidades.
No es bueno objetar por objetar ninguna de las formas en que las cosas que el país necesita se hagan, pero tampoco se ha de actuar por ocurrencias.
Debe haber, ante las necesidades específicas de cualquier sector, un análisis serio acerca de cuál sería la mejor solución para el país en general.
Aumentar de un 7,5% a un 22,5% el dinero que reciban los municipios por el gravamen a las gasolinas, significaría un aumento del déficit fiscal.
Por todo esto, si la decisión final fuera dar más dinero a los municipios, habría que tener claro que estos vayan a ser más eficientes y eficaces que el MOPT y definir la forma en que llevarían a cabo los trabajos, si es que no lo harían mediante carteles de licitación, como pareciera que se ha sugerido, a diferencia del MOPT que sí licita.
Otro argumento a favor de destinar más dinero a las municipalidades es el hecho de que la legislación permite un plebiscito para retirar del cargo a un alcalde incapaz y elegir otro.
Aunque la medida es buena ¿cuánto tiempo —eventualmente— retrasaría esto el mantenimiento adecuado de las vías, si dependería de un plebiscito para un cambio de autoridades, las cuales probablemente tendrían que volver a iniciar todo de cero?

Ver comentarios