Teletrabajo dos días a la semana le ahorraría ¢600 mil anuales
El 60% de los empleados a nivel mundial trabajará desde la casa en 2022, de acuerdo con el proveedor inglés de telecomunicaciones, Virgin Media Business.
Enviar

201512272205480.recuadro-8.gif
Unas 0,8 toneladas de CO2 dejarían de ir a la atmósfera cada año, en tanto que un empleado ahorraría unos ¢600 mil y una empresa economizaría un 40% en sus gastos con implementar el teletrabajo dos días a la semana para una sola persona.
Este hallazgo es parte de un estudio desarrollado por la firma consultora EY, sobre la aplicación del teletrabajo en Costa Rica y su impacto en el ambiente, la calidad de vida y el ahorro de recursos.
El teletrabajo traería un claro beneficio para el ambiente, pero también para el empleado que minimizaría sus gastos en vestido y traslado, en rubros de combustible, transporte, peajes y parqueos.
Un trabajador que se queda en casa ahorraría 2,5 horas al día, lo que se traduce en 250 horas al año para actividades personales, o bien 31,2 días de trabajo flexible.
Las empresas por su parte, reducirían costos en transporte, suministros de oficina, electricidad, espacio y hasta alquiler.
“Si Costa Rica lograra aumentar esta modalidad en un 1,25% por año, podría alcanzar un 32% de implementación del teletrabajo para 2030”, dijo Carlos Gallegos, socio director de EY.
Países desarrollados involucran a cientos de empleados bajo esta modalidad, sobre todo en actividades del área de servicios, donde Costa Rica ha crecido en los últimos años.
Sin embargo, actualmente solo un 4,25% de los empleados públicos realiza teletrabajo, pese a que existe un decreto ejecutivo que promueve la modalidad.
En el sector privado, la cantidad es del 19% y los patronos aplican rangos de uno a tres días por semana para sus empleados.
El estudio fue realizado por medio de cuestionarios a 70 trabajadores y 14 empleadores, tanto de instituciones públicas como privadas, ubicadas en la Gran Área Metropolitana.
“Ante las problemáticas actuales que enfrenta el país, la implementación de esta práctica de trabajo podría representar beneficios importantes como descongestionamiento vial, reducción de tiempos de traslado, y consumo de hidrocarburos con el consecuente impacto en la huella de carbono”, agregó Gallegos.
Las dos variables que sobresalieron como las más importantes para los consultados fueron el impacto en la calidad de vida y la satisfacción laboral.
El ahorro económico y la conciencia ambiental quedaron en el último lugar de sus prioridades, mientras que la motivación-productividad, y la salud ocupacional, ocuparon un lugar intermedio.




 


Ver comentarios