Enviar
Lunes 30 Junio, 2008

Teletrabajo ahorra combustible


Quisiera escribir estas líneas con el fin de concienciar en el sentido de que no solamente tomando las medidas tradicionales, propuestas por el gobierno para la disminución de la factura petrolera, vamos a salir adelante.
La definición de locura según Albert Einstein “es hacer las cosas de la misma manera esperando un resultado diferente”, por lo tanto, me parece que esto es lo que hacemos al establecer horarios para el ingreso de vehículos a San José, o repartir el costo de los combustibles entre los automóviles de lujo, cosa que no es la primera vez que lo hacemos, que si bien es cierto son medidas totalmente válidas, sin embargo, no son suficientes para lograr un cambio sostenible en el tiempo.
Deseo hacer hincapié en la propuesta que el sector de la industria de tecnología del país ha planteado al gobierno en reiteradas ocasiones y que es parte fundamental de medidas que deberíamos asumir en pro de la eficiencia de nuestra rutina diaria para una mejor calidad de vida.
Me refiero a la iniciativa del “TeleTrabajo”, en donde se descentralizaría a un número importante de funcionarios del sector público y privado, creando centros de trabajo remotos en las principales ciudades del país, evitando así que estas personas se trasladen de un sector a otro a realizar sus labores.
Dicha medida podría ir acompañada de incentivos fiscales para aquellas empresas del sector privado que promuevan y adopten la iniciativa, pensando siempre en que el beneficio impacta a todos los costarricenses.
Es evidente que la plataforma tecnológica de nuestro país no es la más actualizada, pero sí suficiente para poder implementar rápidamente una propuesta como esta; necesitamos solamente el compromiso del gobierno para poner en marcha este plan.
El proyecto “TeleTrabajo” no solo ayudaría a descongestionar nuestras calles en horas pico, sino que busca la forma de elevar la calidad de vida de las personas, incrementando el tiempo dedicado a realizar tareas y también subiendo el nivel de eficiencia en los servicios públicos y privados.
Me parece que si hacemos un verdadero análisis tomando en serio al sector privado a la hora de hacer sus propuestas, fácilmente encontraríamos la forma de implementar este proyecto en la forma más eficiente.
La propuesta está planteada.

Luis Diego Osborne