Teléfonos y autos chinos se fabricarían en Costa Rica
Un memorando de entendimiento para evaluar la eventual construcción de zonas económicas especiales, fue firmado por Xi Jinping, presidente de China, y Luis Guillermo Solís. Cortesía Presidencia/La República
Enviar

Solís promueve zonas económicas especiales para asiáticos en el país

Teléfonos y autos chinos se fabricarían en Costa Rica

Reunión con Xi Jinping no arrojó luz sobre préstamos para refinadora y ruta 32

En el mediano plazo, los celulares, los automóviles y las motocicletas chinas, así como otro tipo de tecnologías como los paneles solares y computadoras, podrían ser fabricados por empresas de ese país en territorio nacional.

201501062225220.n11.jpg
Durante la gira que realiza Luis Guillermo Solís por ese país, el mandatario firmó ayer con su homólogo Xi Jinping, un memorando de entendimiento para promover la eventual creación de zonas económicas especiales en provincias como Puntarenas, Limón, Guanacaste y Cartago.
Antes de finalizar octubre, un estudio de factibilidad hecho por los dos países determinará si la eventual inversión es rentable para los asiáticos y para Costa Rica, desde el punto de vista económico, social y ambiental, entre otras áreas.
En ese sentido, Costa Rica tiene el gran reto de demostrar a los inversionistas que producir en el país es ventajoso para acceder a mercados como América Central, el Caribe y Estados Unidos, a pesar de que la mano de obra costarricense puede ser mucho más cara por su escolaridad y las cargas sociales, entre otros aspectos.
En contraposición, al estar en regímenes especiales, las empresas que se instalen en territorio nacional gozarían de exoneraciones fiscales como un incentivo para producir.
La firma del acuerdo se enmarca dentro de la nueva dinámica de la relación que desea imprimirle el presidente Solís, al pasar de una cooperación unilateral por parte de China, a una alianza de “socios estratégicos”.
“A partir de hoy, queremos planificar una relación que le permita a Costa Rica generar más empleo, a partir de una mayor inversión china. Tenemos una relación que ha madurado en siete años y Costa Rica aspira a ser algo más, a ser un socio permanente de largo plazo para el beneficio de ambas naciones”, expresó Solís.
La eventual creación de las zonas económicas especiales para los chinos, le permitiría al país no solo crear nuevos puestos de trabajo para reducir la pobreza en zonas con pocas oportunidades de empleo, sino también generar encadenamientos productivos.
En ese sentido, se estaría cumpliendo con las metas del Plan Nacional de Desarrollo, explicó Olga Martha Sánchez, titular de Planificación que acompaña al Presidente por Asia.
Para avanzar en sus planes, el Presidente tuvo ayer mismo una reunión con empresarios de esa nación, a quienes les explicó las ventajas de invertir en Costa Rica. Durante el resto de la semana, Solís y su comitiva tendrán otros encuentros con inversionistas.
Al ser el único país de la región con relaciones diplomáticas con China, Costa Rica es la puerta de entrada natural de ese país para América Central y el resto del Caribe, y así lo perciben los asiáticos, agregó Alexánder Mora, ministro de Comercio Exterior.
Por otra parte, aunque ayer se esperaban novedades sobre la renegociación de dos préstamos por $2 mil millones, para ampliar y mejorar la ruta 32, así como para construir una nueva refinería, la Presidencia de la República no informó de ningún avance. En ese sentido, se comunicó que en el transcurso de la semana habrá noticias.
A pesar de que esos dos empréstitos fueron concebidos durante el gobierno de Óscar Arias, hasta el momento no han podido tener mayor avance por cuestionamientos políticos, técnicos y ambientales.
En ese sentido, el país exigió a China hacer un rediseño de la refinería en el Caribe. El objetivo es impulsar el refinamiento de biocombustibles y reducir las emisiones de carbono que produciría la nueva infraestructura.
En principio, los cambios permitirían que la Contraloría conceda el estudio de factibilidad que hace dos años denegó al proyecto.
Por su parte, el préstamo para la ruta 32 debe cumplir primero con un anteproyecto que permita determinar su precio final, incluyendo los costos de reubicación de servicios públicos y expropiaciones, entre otros detalles.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios