Logo La República

Miércoles, 21 de agosto de 2019



GLOBAL


Telefónicas piden mercado libre en Cuba

Redacción La República [email protected] | Jueves 02 septiembre, 2010



 Telefónicas piden mercado libre en Cuba

Nokia Oyj, AT&T Inc. y Verizon Communications Inc. instan al Gobierno de los Estados Unidos a aflojar las normas que les impiden operar en Cuba luego de que el presidente Barack Obama flexibilizó la regulación de las telecomunicaciones el año pasado para impulsar la democracia en la isla comunista.
Nokia, el mayor fabricante de teléfonos móviles del mundo, ha pedido a Estados Unidos que flexibilice su embargo comercial de 47 años para poder vender teléfonos en Cuba. AT&T y Verizon, los mayores proveedores inalámbricos de Estados Unidos, pidieron a los organismos reguladores que facilitaran que las compañías estadounidenses conectaran llamados de forma directa a y desde Cuba.
Los pedidos de las compañías se producen luego de que Obama dijo en abril de 2009 que un mayor contacto con el mundo exterior reduciría la dependencia de los cubanos del régimen del presidente Raúl Castro. Otras regulaciones impiden que compañías que operan en los Estados Unidos ingresen al mercado, según un informe de julio del Cuba Study Group, que tiene sede en Washington e impulsa una economía abierta.
“No entendemos por qué las regulaciones se detuvieron donde lo hicieron”, dijo José Martínez, jefe de relaciones gubernamentales para América Latina de Nokia, en una entrevista realizada el 20 de agosto en Miami. “En el plano burocrático no parece haber deseos de cambiar las reglas para permitir teléfonos móviles”.
Cuba tiene la penetración de teléfonos móviles más baja de América Latina. En 2008, entre 20 mil y 30 mil personas, en su mayor parte altos funcionarios y diplomáticos extranjeros, tenían teléfonos móviles. Ese número ha crecido a 800 mil desde que Castro eliminó la disposición que prohibía que la mayor parte de la gente los tuviera, dice el Cuba Study Group.
AT&T y Verizon pueden estar interesadas en establecer un servicio de viaje (“roaming”) para clientes estadounidenses que visiten la isla como primer paso para el ingreso a Cuba, dijo José Magaña, analista de Pyramid Research en Cambridge, Massachusetts.
El país de 11,4 millones de habitantes podría convertirse en el mayor mercado de telecomunicaciones del Caribe, superando el mercado de $1.600 millones de Puerto Rico, dijo Magaña. Si el mercado continúa cerrado en su mayor parte, los ingresos anuales de todos modos podrían alcanzar los $400 millones para 2013, mientras que en la actualidad son de $80 millones, dijo.
Magaña agregó que el servicio de viaje no tendría en Cuba un efecto medible sobre las ganancias de AT&T o Verizon.
En un memorando del 13 de abril de 2009 que eliminaba las restricciones de viaje a Cuba en el caso de los cubanoestadounidenses, Obama instruyó al Gobierno de los Estados Unidos respecto de permitir a las empresas brindar servicios de comunicaciones a la isla y dijo que eso “reduciría la dependencia de la población cubana del régimen de Castro”.
En la práctica, poco ha cambiado, dado que las compañías que quieren operar en Cuba corren el riesgo de violar sanciones que siguen vigentes, dijo Christopher Sabatini, director de políticas del grupo empresarial Consejo de las Américas, que tiene sede en Nueva York.
“Es muy contraproducente”, dijo Sabatini, que contribuyó a preparar el informe del Cuba Study Group. “Es como si sólo les mandáramos un teléfono móvil de juguete y les dijéramos: ‘Esto va a ser maravilloso. Usen esto”.

México
Bloomberg