Enviar
Enlaces utilizados para conectar las llamadas estarían hoy contaminados, aducen empresas
Telefónicas cuestionan condiciones para apertura
Audiencia realizada ayer reunió a gerentes de empresas celulares con interés en competir en el país

Tres empresas de telefonía celular, que tienen interés en operar en el país, participaron ayer en la audiencia para comentar las condiciones de apertura planteadas para ese fin, la cual fue celebrada en el hotel Real Intercontinental.
Este encuentro llena de optimismo a los empresarios que vislumbran oportunidades con la apertura del mercado de telefonía móvil, aunque también sirvió para señalar puntos aún sin resolver.
El punto de coincidencia es la ausencia de claridad en la “limpieza” de señal que podrán ofrecer al usuario, porque las frecuencias que se utilizan para interconectar llamadas podrían tener interferencia de otras señales similares otorgadas a diversas empresas, como radioemisoras.
Para que una llamada se establezca con buena calidad, el celular se conecta con una radiobase, la torre envía la señal a otra conocida como enlace microonda, la cual utiliza una frecuencia para redirigir los datos hasta el punto donde se encuentra la central telefónica.
De ahí redirige la señal al receptor de la misma forma.
El problema es que esas microondas viajan en forma unidireccional, y si dos señales pasan por un mismo punto, la llamada se interrumpe. Hoy no existe forma para averiguar si estos cruces se darían.
Esta teoría tiene fundamento, porque el país carece de un “mapa” que indique los lugares por los cuales pasan los enlaces microondas actuales.
Ese trabajo le corresponde a la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), que iniciaría ese monitoreo en el corto plazo, reconoció George Miley, presidente de la entidad.
“Para que el proceso se dé en buena manera es imprescindible contar con frecuencias microondas adecuadas, además de garantías que nos permitan construir una red eficiente, en la cual los enlaces no caigan por interferencias”, dijo Roberto Mendoza, director ejecutivo de asuntos corporativos de Cable&Wireless para Costa Rica.
En ese punto coincide el resto de gerentes de las telefónicas interesadas, que si bien reconocen que en los últimos meses las condiciones mejoraron mucho, aún quedan este tipo de detalles por resolver.
Otros aspectos que salieron a relucir fueron las condiciones para instalar las antenas, así como los trámites que deberán cumplir ante las municipalidades para justificar el uso de suelo y poder construir esas estructuras, explicó Donald O’Connor, vicepresidente legal de Digicel Para América Central.
Si hoy una persona quiere alquilar un espacio para una antena celular, muchas municipalidades no sabrían el procedimiento que se debe aplicar.
Otro riesgo que surgió como observación al documento preliminar, que sería utilizado como base para delimitar las condiciones de la apertura, es que en ningún lado se obliga a las empresas a usar equipos nuevos, resaltó Claudio Bermúdez, subgerente de Telecomunicaciones del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).
Ahora tocará a la Sutel evaluar los documentos presentados por América Móvil, Cable&Wireless, Digicel, el ICE, Millicom y Telefónica; además de observaciones y sugerencias presentadas por particulares.
Ese plazo es variable, aunque la intención de los directivos de la Sutel es resolverlos en el menor tiempo posible.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios