Alfredo Puerta

Enviar
Lunes 6 Mayo, 2013

Telefónica, ¿una salida atractiva?

El pasado 30 de abril Telefónica de España, informó su decisión de vender por cerca de $500 millones de dólares, el 40% de sus activos en Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Panamá.  Algunas reacciones iniciales han sido positivas, sobre todo en la región, pero internacionalmente, esta decisión ha causado algo de desconcierto.
Telefónica ya había anunciado desde hace un tiempo, que trataría de mejorar su situación financiera en sus operaciones internacionales; de hecho la idea era tratar de flexibilizar la estructura de costos para procurar ser más competitiva y este anuncio va muy en línea con esta estrategia.


El anuncio de la empresa, deja claro que el control de la operación, la mantiene Telefónica, pero el manejo y ejecución, lo realizaría el grupo inversionista CMI, quien es el que está realizando la compra.
Para la región, el lado positivo se encuentra en la participación de un grupo local, en la operación de la transnacional, lo cual es muy beneficioso para las economías locales; sin embargo, algunos analistas perciben, que esta operación puede ser vista como una salida de la inversión extranjera.
Esta salida, puede estar motivada por la caída de la rentabilidad del mercado local, impulsada por el aumento del riesgo interno de los países en que opera o a la propia disminución de la actividad económica, que durante el año pasado y parte de este, experimentaron El Salvador y Guatemala. Por una razón o por la otra, la señal que está recibiendo parte del mercado es más bien negativa, lo que podría afectar el interés futuro en la región.
Quizás una de las mayores alertas, es que se vuelva nuevamente a los esquemas monopólicos en sectores de alto crecimiento como el de las telecomunicaciones, sobre todo luego de la experiencia vivida con la apertura en Costa Rica, que ha mostrado a claras luces un favoritismo hacia la empresa estatal del país.
No obstante, la otra cara de la moneda, puede ser más realista, ya que Telefónica no se está retirando del mercado; simplemente, está  cediendo la operatividad de su negocio a un local, con el fin de ser más eficiente, abriendo de esta manera espacios a los inversionistas locales, lo cual podría desarrollar mucho más el mercado.
En este orden de ideas, es posible que este modelo pueda replicarse de manera efectiva hacia otros sectores de la economía regional y abrir nuevas oportunidades de negocio.
Posiblemente, sea muy pronto para juzgar con exactitud si el efecto de la decisión de Telefónica es realmente positivo o negativo, lo que si recomendamos es evaluar con detalle la evolución de este anuncio y sobre todo su posible impacto sobre la economía regional.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta